viernes, 15 de febrero de 2019

Opinión de los lectores. La cúpula de Coordinadora no tiene soluciones, solo espera sus suculentas jubilaciones

"El error es confundir polí­tica y sindicalismo".



Puertos y Navieras 15/02/2019

Han pasado varios años , incluso décadas, pero la realidad palpable, incuestionable es que Coordinadora ha perdido la mayorí­a absoluta en uno de los principales puertos españoles pero si tan obvio es este comentario, lo es, o mejor dicho, lo son las razones que explican este cambio en la representación sindical.
 
A pesar de que leeremos y oiremos que son la fuerza sindical más votada y,  por tanto,  que goza de mayor representatividad, esconde esta frase un error, una mentira y una consecuencia.
 
El error es confundir polí­tica y sindicalismo,  ambos mundos, fusionados por Antolín Goya y, sobre todo,  su mentor Victor Díaz como sinónimo de manejar a las masas, medios de comunicación y a otros líderes sindicales territoriales de su misma cuerda, abandonando acciones y principios sindicales sin ningún pudor, ha sido un fallo mayúsculo. 

Han planteado los comicios en el Puerto de Valencia como si fuera una campaña electoral polí­tica , llevando al líder canario y a otros adláteres, con una profusión de mensajes en la redes sociales y en el canal de vídeos por antonomasia poco frecuente. Las técnicas de comunicación burdas, simples y en algunas ocasiones casi insultantes para la inteligencia del trabajador denotan la íntima relación entre polí­tica y estiba que tienen desde Canarias.
      
Asimismo cuando desembarca en Valencia tanto jerifalte que no pinta nada, intentas que esas elecciones se lean en clave nacional, casi plebiscitarias, pues bien ya tienen el resultado ní­tidamente expresado.  

Viniendo del error llegamos a la mentira, Coordinadora, al igual que los partidos políticos solo entiende el ejercicio del poder desde la mayorí­a absoluta sin otro atisbo de colaboración o entendimiento que no sean las empresas, la calificación de sindicato vertical es más certera que nunca, desprecio a otros sindicatos con posiciones más beligerantes y apartamiento en clave interna de todo aquello que ose mínimamente a cuestionar o poner en duda el monopolio canario.

Y finalmente acabamos en la consecuencia, dentro de unos meses habrá elecciones en el puerto de Bilbao, donde ni siquiera el coordinador de la zona norte está representado en el comité de empresa de dicho puerto, será útil recordar para los vascos que llevar al señor Goya y su troupe puede ser contraproducente y sumamente arriesgado, porque perder dos puertos en 4 meses, siempre desde la óptica de poder sindical, es más que un toque de atención.

¿Las razones del fracaso? 

Las mismas que en la política; engaños, medias verdades y expectativas un tanto infantiles e ilusorias.  No hay Presupuestos Generales del Estado, no hay prejubilaciones, no hay acuerdos firmes de ningún tipo con la patronal, falta la decisión de la CNMC y un previsible largo conflicto judicial a cuenta de la subrogación solamente finalizada en el Tribunal Supremo donde la CNMC gana bastantes más casos de lo que se dice, particularmente en temas portuarios.
 
Es decir humo, salvo el paso del tiempo inexorable marcando mayo de 2020 como inicio de algo nuevo. Y para encima la señora presidenta de Puertos del Estado diciendo que habrá un nuevo punto de partida si la Comisión aprueba el reglamento, lo que significa otra nadería.
      
La sospecha de que este problema les viene grande, que la cúpula no tiene una solución factible y solo busca mantenerse en el poder hasta percibir sus suculentas jubilaciones, plan de pensiones mediante, empieza a instalarse en el ánimo de no pocos estibadores. Con la frase "seguimos negociando" se despachan los líderes sindicales en cada puerto sin más explicaciones y llevan así­ desde 2017.   


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu