viernes, 22 de febrero de 2019

Las razones de tanta unanimidad. El sprint de la reforma de la estiba.


La condimentación en frío.

Puertos y Navieras 22/02/2019

Editorial


La última Comisión de Fomento de esta legislatura, el pasado día 20 de febrero, se tornó en un festival de adulaciones mutuas. Las únicas más o menos neutrales fueron las dirigidas al presidente de la Comisión, el popular Celso García, que siempre ha manifestado ecuanimidad, y así se lo reconocieron. Entre las cuestiones del día estuvo la aprobación de una proposición no de ley, PNL, en la cual se instaba al Gobierno a culminar la legislación sobre la estiba. Este es el último paso que se está dando para intentar aprobar un Real Decreto de la estiba, largamente esperado y largamente formulado. Tanta unanimidad no pareció extraña por el ambiente nostálgico de la despedida. Diputados que saben que no los van a poner en las listas como Sergio Pascual y otros se despedían, pero la unanimidad no era fortuita. 

Las peripecias de este Real Decreto de la estiba, todavía no nato, son rocambolescas. Nacido ya de su mención expresa por el Real Decreto 8/2017, que se convirtió en la ley de reforma de la estiba, cuando se convalidó, ya tenía que venir a resolver flecos importantes de aquella Ley. 

Hacerlo dos años después de aquel mayo de 2017 muestra bien a las claras que, sea el gobierno que sea y del signo que sea, prefieren la "condimentación en frío" de los asuntos de la estiba. 

Cada vez que se asciende un peldaño legislativo en la estiba, los gobiernos se toman un descanso, y lo mismo los parlamentarios, como si estuviesen exhaustos después de haber subido a un rascacielos. 

En este caso, la aprobación de esta PNL por unanimidad, y con gran aplauso de todos los partidos políticos, indica que el Gobierno tiene despejado parlamentariamente, siempre que lo apruebe la Diputación Permanente. Allí necesitaría los votos de los catalanes y de Podemos si lo quiere hacer en solitario, pero dado el apoyo del Partido Popular y Ciudadanos, estos estarían tremendamente cómodos con que el PSOE arrastrase cualquier responsabilidad en el asunto de la estiba. Por eso son unánimes, que los "resuelvan estos".

El único obstáculo es Bruselas. Puede modificar de alguna forma la redacción, que haga perder tiempo al Consejo de Estado otra vez, y a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que aunque su informe no sea vinculante, podrá empañar un poquito y retrasar las decisiones. 

Sin embargo, el Gobierno tiene en su mano un arma letal legislativa, y la excusa perfecta en este periodo preelectoral tan largo que se ha dado el presidente Sánchez, para aprobar algunas normas simple y llanamente por Real Decreto. Luego, en vez de tenerlas que llevas al Pleno con todo su proceso largo y su discusión pública, puede darles aprobación y carpetazo rapidísimamente con solo reunir la Comisión Permanente del Congreso de los Diputados. 

Es decir, que legislativamente tiene abiertas las puertas a aprobar ese decreto de la estiba. 

El único obstáculo puede ser Bruselas o sí mismos, es decir, utilizar cualquier excusa para ir agotando el tiempo, como hace Theresa May con el Brexit, para que llegando el 28 de abril, puedan alegar cualquier problema de última hora para no aprobarlo. 

Solamente la presión a última hora y en las últimas semanas de Coordinadora podrá obligar al Gobierno a cambiar su criterio, si es que no lo quiere aprobar. 

La paciencia de Coordinadora, y la tranquilidad de su líder, Antolín Goya, tan vinculado al PSOE a través de sus asesores, son buena muestra de que confía en que ese Decreto Ley saldrá a la luz contundentemente, aunque sea por la Permanente, y que le resolverá algunos problemas. 

El PP tampoco le ve obstáculos, salvo los que pueda poner la Unión Europea, a aprobar un Real Decreto del que ya ellos sacaron un borrador, incluso en algunos aspectos más pro sindical que versiones anteriores. Ahora no pueden hablar de "entreguismos", su borrador el de Gómez Pomar, era a juicio de los propios, "infumable". 

Así las cosas, ese Real Decreto del cual se conocen varios borradores, quieren que venga a resolver cuatro puntos; uno la subrogación convenial que ha devenido en "obligatoria y unánime", porque se unen todos menos el puerto de Sagunto y los puertos gallegos; las prejubilaciones; la adaptación de las ETTs portuarias mediante una modificación de la ley general de las empresas de trabajo temporal; y el aspecto de la formación de los estibadores. 

Ningún partido lo ve mal. El PSOE porque dice que "los estibadores están siendo muy buenos por ser tan pacientes; Podemos porque habla de lucha obrera y de mantenimiento de los privilegios de Coordinadora; el PP porque dice que esta unanimidad y concordia demuestra que su reforma de la estiba del año 2017 no ha sido tan dramática, no ha producido el desempleo que iba a producir, y les da la razón sobre la dirección tomada, en lo cual no les falta razón, sobre todo en que no ha habido los Expedientes de Regulación de Empleo que se prometían, eso también es verdad pero por una causa contraria, y es que al no tener aprobadas las prejubilaciones, puertos como el de Las Palmas no han podido proceder allí a deshacerse de los excedentes, que los tienen, de una forma menos dolorosa. 

Así las cosas, la incógnita de si va a haber Real Decreto está despejada. Lo habrá. El problema es saber cuan lejos va a llegar, porque todos quieren más. Anesco y Coordinadora quieren más jubilaciones que esas que se proponen de los 50 a los 55 años con el 70% del sueldo, ya que los estibadores han echado las cuentas y estando el mundo como está, prefieren trabajar hasta los 58 ganando el 100% del sueldo, y luego eso si el 70%, que no empezar a cobrar la jubilación y la pensión máxima de 2.200 euros netos, pero tan distante de los 5.000 que pueden ganar, como media a los 55. 

Salvo en puertos donde se amenazan ERES y no hay trabajo, en muchos otros esto no les parece tan atractivo.

Anesco quiere retoques y una legislación específica para las empresas de trabajo temporal, que compromete el concurso del Ministerio de Trabajo, aunque también en el punto de las prejubilaciones la Seguridad Social y ese Ministerio tienen mucho que decir, y también esto es sujeto de más o menos acuerdo entre los Ministerios, y mucho más no se les puede pedir. Pero Sánchez quiere votos y es dueño de la caja.

De aquí al 28 va a repartir más que trigo, a cuenta del bolsillo de los contribuyentes. Ya llorará el PP por el dinero derramado pero le habrán resuelto el problema de ahí el tan entusiasta apoyo de Barrachina el fogoso diputado trocado en hermanita de la caridad el día 20.

En lo que respecta a la formación, aquí hay desacuerdo entre los dos interlocutores sociales, los empresarios, y Coordinadora, y si quieren decreto lo será por consenso, y si quieren decreto que no sea por consenso, en eso legislará el Gobierno ese aspecto de la formación, en si la clave de la entrada en los puertos los trabajadores de la estiba, a favor de Coordinadora que 6.000 votos mas los de familiares son 30.000. 

Por así decirlo, el decreto, salvo que Coordinadora calcule que con un gobierno tripartito de la derecha le va a ser más fácil extraerles ventajas, en lo que no va muy desencaminado porque el borrador de Decreto Ley que dejó el anterior Gobierno de Rajoy era, en opinión de los expertos y los jurídicos, infumable y tremendamente pro Coordinadora, presionará a este Gobierno, pájaro en mano que ciento volando. 

El último punto que para los sindicalistas y para la seguridad de Anesco es importante, pero que en la práctica se está resolviendo por la subrogación uno a uno de los puertos, es la subrogación convenial en la que se intenta que este Decreto Ley ya la asegure y rechace las tesis de los denunciantes ante Bruselas y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, como son ASOPORT o PIPE, que quieren invalidar de raíz esa subrogación covenial. Hay está que quizá Coordinadora, si va resolviendo el problema de los puertos grandes, al final no le resulte tan importante y caballo de batalla la subrogación convenial en los pequeños o en las áreas accesorias de los grandes puertos. 



"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu