jueves, 29 de noviembre de 2018

La ZAL de Valenciaport da el último paso hacia su comercialización


La Comisión Territorial de Urbanismo daba el visto bueno en el día de ayer al nuevo Plan Especial de la Zona de Actividades Logísticas (ZAL) del puerto de Valencia.  

Veintepies 29/11/2018

pic
Imagen aérea de la ZAL del puerto de Valencia











En la práctica, esto supone salvar el último escollo para desbloquear la situación de la zona anexa del puerto de Valencia. Y decir desbloquear significa poder comercializar las casi 70 hectáreas con las que cuenta la zona. 

La acción de ayer supone dar respuesta a la moción aprobada hace un año por el Pleno de las Cortes Valencianas, en la que se instaba a las tres administraciones -local, autonómica y estatal- a desbloquear el proyecto de la ZAL por sus beneficios tanto para el puerto de Valencia como para la creación de empleo.

La ZAL del puerto de Valencia ha sido un proyecto que no ha dejado indiferente a nadie desde su misma proyección sobre el papel. Quedan en el recuerdo las traumáticas imágenes de los desalojos de las viviendas de la zona, y quedan en el recuerdo los conflictos sociales, vecinales e incluso judiciales que ha supuesto mantener vivo el proyecto.

Desde el inicio, la Autoridad Portuaria de Valencia ha sido la más firme defensora del proyecto. 

El crecimiento de la dársena valenciana fue el mejor argumento para poner en marcha una zona logística de primer orden a imagen y semejanza de los grandes puertos europeos. Pero ese gran proyecto, cuyas primeras estimaciones databan su puesta en marcha en 2005, siempre ha sido considerado más un problema que una ventaja competitiva. Los diferentes gobiernos municipales y autonómicos no supieron, hasta ahora, encontrar la fórmula más adecuada para que la ZAL dejara de ser un simple polígono proyectado carente de actividad.

Hace más de diez años que las obras se dieron por finalizadas. Desde entonces, la descoordinación entre administraciones propiciaron que la ZAL fuera un proyecto enquistado. 

A comienzos de 2011, un acuerdo entre la APV -a través de VPI- y SEPES parecía que proporcionaba el empujón necesario con la adquisición por parte del ente portuario de diez hectáreas de terreno. Para la adquisición de ese suelo logístico, el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV) aprobaba el mes de julio anterior la suscripción de una ampliación de capital por valor de 51 millones de euros a VPI Logística, llegando incluso a hablarse del inicio de la comercialización de los terrenos. Sin embargo, y a pesar de este acuerdo, parecía que el momento clave de la comercialización no acababa de llegar. 

Los últimos años han sido claves. La Autoridad Portuaria de Valencia, el ayuntamiento de Valencia y la Generalitat Valenciana comienzan a moverse y, aunque con matices, se comprometen a reactivar la zona a través de constantes reuniones a tres bandas en las que se van encontrando puntos de encuentro. 

Reseñable también es el cambio de actitud del Consell a través de la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, que comienza a elaborar un Plan Especial de la ZAL oyendo a todas las partes implicadas.

Una vez ha finalizado el período de información pública y alegaciones, el Plan Especial ya ha sido aprobado y puede comenzar la comercialización de las parcelas.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu