martes, 27 de noviembre de 2018

Estibadores portugueses de nuevo en huelga.

Enfrentamientos en Setubal. Se extiende a otros puertos. Situación muy diferente a España.



Puertos y Navieras 27/1/2018

La huelga comenzará el miércoles y durará hasta el 5 de diciembre, tras el fracaso de los intentos de llegar a un acuerdo entre operadores y sindicatos.

Las protestas de los estibadores en el puerto de Setúbal se incrementaron esta semana con la aparición de un "buque fantasma", que entró fuera del sistema habitual vigente en la Administración Portuaria de Setúbal y Sesimbra (APSS). Llegó desde el puerto español de Santander a través del sistema de Tráfico Marítimo, para embarcar unos dos mil vehículos de que habían sido retenidos desde el día 5, utilizando trabajadores externos, informa la editorial Sol. 

Una idea que no agradó a más de un centenar de estibadores que intentaron bloquear el autobús que transportaba a los trabajadores que los reemplazarían al cargar un barco con coches desde la fábrica. La situación fue descrita por António Mariano, líder del Sindicato dos Estivadores e Atividade Logística (SEAL), como "un espectáculo y el barco fantasma creado para desviar la atención de lo que es más importante, que es el hecho de que los miembros del SEAL están siendo perseguidos por el salario que se practica", explica el medio.

Según los sindicatos del sector, más de 90 trabajadores del puerto de Setúbal se encuentran actualmente en una situación precaria, siendo contratados por turnos y no vinculados a los operadores portuarios. Algunos han estado en esta situación durante más de 20 años. Por su parte, el presidente de la Asociación de Agentes Navieros de Portugal ya ha lamentado las sucesivas huelgas en el Puerto de Setúbal que, según él, están perjudicando la economía nacional porque las empresas empiezan a buscar otros puertos, concluye el medio.

CM Jornal destacó los datos más importantes durante este mes de noviembre sobre las protestas. En primer lugar, el 8 de noviembre la Asociación Portuguesa de Productores de Cerveza (APCV) pidió al Gobierno que procediera con la requisa civil para mitigar el impacto de la huelga de los puertos y admitió que los daños podrían alcanzar los diez millones de euros.

El 9 de noviembre, el Presidente de la AICEP pidió una "decisión rápida" sobre la huelga en los puertos debido al impacto que están teniendo en las exportaciones extracomunitarias. Ese mismo día, el secretario general del PS, António José Seguro, temía que el descenso del 6,5 por ciento en las exportaciones desde principios de año no sólo se deba a la huelga en los puertos, sino también a las políticas de austeridad del gobierno.

La reacción del Gobierno tardó dos semanas. El 21 de noviembre dijeron que esperaban que se llegue a un acuerdo antes del 29 de noviembre, con la aprobación en el Parlamento de una nueva legislación que regulará el funcionamiento de los puertos nacionales. Hasta entonces, no habrá requisa civil siempre y cuando se cumplan los servicios mínimos, aseguraron.

Dos días más tarde se supo que las huelgas en los puertos ya habían costado 1.200 millones de euros, 400 millones de euros cada mes.

Finalmente el 27 de noviembre está previsto que el Gobierno fije los servicios mínimos en los puertos de Lisboa y Setúbal para la huelga que comenzará el miércoles y durará hasta el 5 de diciembre, tras el fracaso de los intentos de llegar a un acuerdo entre operadores y sindicatos.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu