viernes, 9 de noviembre de 2018

El CES contraprograma a la CNMC.

Marcos Peña se "venga" de la CNMC por perseguir su Subrogación Convenial. La venganza de Don Marcos.



Puertos y Navieras 09/11/2018

La CNMC, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia se dice que resolverá en contra de la subrogación obligatoria impuesta por el VI Acuerdo Marco firmado por Coordinadora y ANESCO. Sin confirmar este extremo las fuerzas vivas de los estibadores se han lanzado a la presión mediática. 

Lo científico debe guardar las apariencias de ecuanimidad y no hacerlo lleva a perder el crédito. Un mínimo de contrapunto es necesario pero ayer Marcos Peña prefirió una jornada a la "búlgara". Habría sido preferible que la hubiese presidido desde la mesa Antolin Goya de Coordinadora, el sindicato de estibadores, que hacerlo desde la primera fila del público. Allí estuvo junto a Salvador de la Encina; Manuel Morón y fuerzas vivas de apoyo de la estiba contra la CNMC. 

Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que esta claro no se invitó. Se atacó con dureza a la CNMC, desacreditándola y ridiculizandola, cuando al margen del caso concreto de la estiba, lo que necesita esta sociedad en la época de los monopolios, desde las petroleras, bancos a Google, es un organismo más fuerte de supervisión.

Pero la imparcialidad era lo de menos y con el mismo dinero público que criticaron en la CNMC, otro organismo público, el CES, utiliza su sede y sus recursos sin ambages en intentar minusvalorar a un organismo como la CNMC, ya de por si desvencijado por la manipulación de los políticos que la han cambiado de nombre varias veces degradándola a cada paso. 

Entre los jueces de la Audiencia Nacional que no perdonan que la CNMC tuviese pretensiones de Tribunal de Defensa de la Competencia, que asi se llamaba, y que desprecian su poca "competencia" letrada, los lobbys que la manipulan y ahora esta presión sindical, cada vez tendrá menos crédito.

Bajo la fachada de discutir la Competencia y la Negociación Colectiva, el Consejo Económico y Social de España (CES), y con el título "Jornada sobre Negociación Colectiva y Derecho de la Competencia" ha organizado un acto que se ha convertido en un monográfico contra la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, y sobre la estiba, su convenio marco y la subrogación convenial. El ambiente se calentó y vino arriba y se convirtió la sesión según avanzaba la mañana en la sede del CES en un acto que bien podía haber firmado Coordinadora, sindicato de estibadores, que por otro lado lo presidió desde la audiencia y radió en directo en sus redes sociales, como no ha hecho nunca con ningún acto. 

  

Tanto es así que tanto panegírico de una parte y la ausencia de réplica de una ausente CNMC, en cuerpo y alma acabaron por restar credibilidad al acto y al convocante, Marcos Peña presidente del CES. Juez y parte en el asunto ya que suyo fue el laudo que introdujo esta figura en el RD Ley 8/2017. Casi pareció la venganza de Don Marcos. 

No hay nada como sobreactuar para perder la razón, y hacer de una subrogación mas o menos voluntaria entre partes una cuestión política.

Tanta proclividad a entrar de lleno en las causas y efectos del "exótico Anexo al RDL 8/2017" fue demasiado notorio. El catedrático de Derecho de Trabajo de Sevilla Antonio Ojeda llegó a decir que los estibadores eran los "más productivos de Europa y que ganaban mucho dinero como lo hacían las empresas", una igualación justificadora de todo lo demás. Manuel Morón pte. del Puerto de Algeciras se sentía reivindicado en primera fila, y la satisfación de Antolín Goya que venía de ver al secretario de Estado Pedro Saura evidente. 

Tanta presencia hace sospechar en que la "hoja de ruta" para la estiba de Saura sea esta "contrarestar" a las fuerzas "contra revolucionarias", de la CNMC, Asoport, y PiPE.

Anesco participó con Pedro Garcia Navarro en primera fila con las fuerzas vivas de Coordinadora.

Como divertimento estuvo magnífico, como serio debate científico no tanto. Por cuanto se desaprovechó para reflexionar sobre la idoneidad más general de la imposición a los no firmantes de convenios colectivos, de las condiciones de los mismos. Que la ley sea esa no quiere decir que no sea mejorable. A sabiendas de las trampas que hay y que se permiten con el otorgamiento recíproco de representatividades no siempre reales. Aunque no es el caso de la estiba.

Se perdió la ocasión entre tanto experto de ver si los blindajes patronales y sindicales son realmente lo mejor y si no tendrían que tener límites, pero eso ni rozarlo.

Se echó de menos algún catedrático liberal si es que no es eso un oximoron, un imposible vamos, que hubiese defendido la postura contraria por que la ley y el Estatuto de los Trabajdores ya se conoce.


Los sindicalistas y de las empresas estibadoras asistieron deleitadas a tan férrea defensa de la subrogación obligatoria por la vía del VI Acuerdo Marco. Ojeda mencionó sentencias para su objeto. Pero la selección de ponentes fue tan obvio que pareció más una reunión de amigos de Antolín Goya y Marcos Peña. Se llegaron a preguntar si la CNMC era necesaria en un desideratum que se pasaba de la raya académica. Ojeda llegó a decir que era curioso que la CNMC apareciese tan rápidamente, y que le "chocase tantísimo" a la Comisión la suborgación. Y añadió que interpretaba sesgadamente la sentencia. Que se sepa todavía no se conoce la resolución de la CNMC.

Varios expertos en derecho laboral, escogidos e incluyendo como no podía faltar un representante de la La Laguna, tinerfeña catedra de la estiba canaria, reflexionaron sobre el futuro del convenio colectivo de los trabajadores de los puertos, el fenómeno de la subrogación y el lugar que ocupa la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia en esta negociación colectiva.

El Consejo Económico y Social de España (CES) ha celebrado un encuentro en el que se ha dialogado sobre el futuro de la estiba y sobre el papel que adoptado Competencia en todo el proceso de negociación del nuevo convenio colectivo que afecta a los trabajadores y las empresas de los puertos españoles.
  
En ese evento, el catedrático de Derecho del Trabajo, Jesús Cruz ha recordado que "la negociación colectiva es un derecho fundamental" y ha remarcado que esa misma negociación "está exenta de aceptar las reglas de la competencia, siempre que cumpla con su labor de regulación del mercado de trabajo". 

Precisamente sobre la competencia ha hablado José María Goerlich, catedrático, también, de Derecho del Trabajo y Seguridad Social. Goerlich ha comenzado preguntándose "¿cómo es posible que una autoridad administrativa fiscalice los convenios colectivos?". Y es que, como ha recordado el catedrático, los convenios colectivos son analizados tanto por la Justicia como por Competencia, aunque, según Goerlich, los primeros lo hacen con llevando a cabo una actividad "compensatoria", mientras que los segundos actúan desde una perspectiva "preventiva y represiva".

 El catedrático ha reflexionado sobre el hecho de que ambos organismos tengan que vigilar que se cumplan las normas de competencia, en un doble juego en el que, asegura "es bastante claro que ha un sesgo favorable a la actividad de la autoridad administrativa".  Goerlich ha recordado que existe cierta confrontación entre los tribunales y Competencia y ha llegado a preguntarse si es "de verdad necesaria la CNMC" y si "debe ser una autoridad administrativa". 

Y es que, para Goerlich, la clave para actuar en defensa de la competencia es no "monopolizar" esa defensa y ver los convenios colectivos fijándose menos "en el cuerpo de contrato" y más en "el alma de ley".

Precisamente sobre esa "alma de ley" ha hablado Antonio Ojeda, catedrático de Derecho del Trabajo, que ha recordado que el Anexo al Real Decreto Ley 8/2017 que regula la reforma de la estiba tiene el mismo valor que el propio Real Decreto Ley. 

Ojeda ha apuntado durante su intervención que los puertos españoles son de los más productivos de su entorno y ha analizado el fenómeno de la subrogación en esos puertos. El catedrático ha recordado que el Supremo ha establecido tres tipos de subrogaciones válidas, la de empresa, la de plantilla y la establecida por convenio colectivo. Un convenio cuya universalidad, asegura, "es lo que choca tantísimo con la CNMC". 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu