martes, 23 de octubre de 2018

Opinión. La estiba. La hoja de ruta sin fin.

El Covadonga de Coordinadora.

Puertos y Navieras 22/10/2018

La hoja de ruta de la resolución del problema palestino tiene ya 20 años, la de la estiba 10 años. Los eufemismos a los que echan mano los políticos son de los más peculiares.

Aquella invención de la diplomacia sueca, palestina y judía - norteamericana, aquel invento eufemístico de la hoja de ruta para definir el proceso que llevaría a la resolución del problema palestino, tiene su símil y su metáfora en las palabras de Pedro Saura al líder de Coordinadora, Antolín Goya, prometiéndole en 15 días una hoja de ruta para la resolución del problema de la estiba en España.

La hoja de ruta, o mejor dicho, el plazo para ver esa hoja de ruta se ha cumplido y la hoja de ruta no existe, porque si ya aquella hoja de ruta palestina tardó en llegar, pero llegó, pero luego nunca se cumplió, en este caso es que todo el mundo apuesta porque ni llegue.

Todo el mundo apuesta porque el Gobierno dure lo que dure no haga nada, y en este caso rezan por que dure poco, incluso los del mismo Gobierno y esto es el mundo al revés; Pedro Sánchez y sus ministros defienden que el Gobierno durará, durará hasta 2020, y sin embargo, en el Ministerio de Fomento y cuando toca la estiba todo es decir que es que esto va a durar poco, y si no lo dicen lo piensan, para que llegue antes el fin del Gobierno que el pasar por el cáliz de tener que explicar a los estibadores cuál es la famosa hoja del ruta del problema de la estiba.

Porque la hoja de ruta pasa por hacerle una reformita al proyecto de reglamento, para que tenga un pasar ante la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y el Consejo de Estado; pero en Puertos del Estado hay discrepancias entre la Abogacía del Estado y la Presidencia y la Presidencia en funciones, que no es otro que el señor Manzanares, para cuánto aguar el proyecto de reglamento para que no se note la exclusividad de los portuarios sobre el nuevo régimen de la estiba.

Hay diferencias en como aplicar la goma de borrar al proyecto de Reglamento.

Por otro lado, esta la multa de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que no se puede retrasar por más tiempo, pero que aquí también el mundo es al revés; el Gobierno está rezando para que esto se alargue y se alargue, pero al mismo tiempo que se alarga el proceso legislativo se acerca lo inevitable, y lo inevitable es que tarde o temprano acabará habiendo sentencia de la estiba con respecto al expediente de la subrogación obligatoria y llegará la madre de todas las decepciones.

Así las cosas, Anesco pide a Asoport, la asociación de don "Pelayo", Alvargonzález, tras la que se embosca PIPE, y la Resistencia, que no es otra que casi todos los que no son grandes navieras, para que se siente con ellos y los sindicatos para intentar resolver este problema intratable.

El problema es que Asoport y los que no son de Asoport, pero tampoco quieren ningún acuerdo con los estibadores, es que no quieren ni sentarse con Anesco, ni en el de enfrente café Gijón, aunque sea con una bella cupletista de cabaret; no quieren ni acercarse y los cantos de sirena de Anesco para que se acerquen no van a lograr ningún efecto.

Bastante satisfechos están con el efecto y las dosis que le han suministrado a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, al Consejo de Estado y a la Comisión de Bruselas, como para que ahora cuando se avecina el "Covadonga" de Coordinadora, se vuelvan a las montañas.

Puertos del Estado, y el mismísimo Pedro Saura, rezan para que no les llegue la hora de decirle a Antolín que es imposible, que "niet" de hoja de ruta y que más vale que venga la "parca" de las elecciones y que por lo menos haya paz y después gloria electoral y que no haya que tomar ni la más mínima de las decisiones. 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu