miércoles, 24 de octubre de 2018

Los estibadores se revuelven ante la automatización de terminales como la de Valencia

El Consejo Internacional de la Estiba carga contra las innovaciones que quiere aplicar a partir de ahora el recinto que preside Aurelio Martínez


Las Provincias 23/10/2018

valencia. «La automatización del puerto de Amsterdam es alucinante. Las grúas, los camiones... casi todo va solo», repetía el presidente de la Autoridad Portuaria de Valencia (APV), Aurelio Martínez, al volver de visitar aquella instalación antes del verano y convencerse de incluir esta condición en el pliego para la construcción de la nueva terminal. De este modo, la infraestructura que se va a hacer deberá ganar doblemente en competitividad, ya que será más moderna y se ahorrará futuros conflictos que se generen con el colectivo de los estibadores.
Precisamente, ante ese nuevo escenario, que reduciría la necesidad de contrataciones del gremio, el Consejo Internacional de la Estiba (IDC, por sus siglas en inglés) se reunía en Londres y anunciaba acciones concretas para preservar los empleos. Entre ellas, se contó con el rechazo frontal al auge de la automatización de las terminales que, para los responsables sindicales, pone en riesgo decenas de miles de puestos de trabajo. 
Desde la organización se asegura que con profesionales bien formados y con los medios precisos, los estibadores pueden ser el doble de productivos que las máquinas, con un coste-empresa similar. En todo caso, para hacer frente a este escenario, la IDC se comprometió a enfrentarse a las empresas, asociaciones y administraciones estatales e internacionales que impulsen este tipo de instalaciones que reducen el horizonte laboral de la profesión, tal y como actualmente se entiende.
El pasado viernes, la APV aprobaba el pliego de las bases del concurso para la construcción y explotación de la nueva terminal, así como el pliego de condiciones generales y particulares de la concesión. La inversión de la obra está estimada en 1.200 millones de euros, de los cuales, un total de 400 millones serán sufragados por la autoridad portuaria.
La terminal contará con dos kilómetros de línea de atraque y 700 metros de anchura, lo que le permitirá acoger los denominados mega buques, cada vez más frecuentes en la logística marítima. «La ampliación tiene el doble de tamaño que toda la ZAL», apostilló Martínez en la presentación de la nueva instalación de 137 hectáreas. Además de ser una terminal automatizada, ha de contar con una estación ferroviaria. La APV estima que la adjudicación se realice antes de julio de 2019.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu