miércoles, 26 de septiembre de 2018

Noatum y MSC disparan la rentabilidad de sus terminales en Valencia

Las dos instalaciones de contenedores incrementaron su negocio por encima de los dos dígitos y entre los dos sumaron un beneficio de explotación de 36 millones pese a la situación de la estiba el año pasado.

Expansión 21/09/2018
La tensión y las movilizaciones laborales que vivieron los muelles en el primer semestre del año pasado no han afectado a las dos grandes terminales de contenedores del Puerto de Valencia. De hecho, las filiales de Noatum y MSC que explotan sus instalaciones dispararon su negocio y, sobre todo, su rentabilidad en 2017Noatum Container Terminal Valencia, la sociedad que explota la mayor terminal del recinto portuario de Valencia, más que duplicó su resultado de explotación, hasta los 16 millones. Por su parte, MSC Terminal Valencia, la filial de la naviera suiza que es el primer cliente por tráfico del puerto, logró un resultado de explotación de algo más de 20 millones, un 21% más que el año anterior.
El fuerte crecimiento de ambos vino marcado por el aumento de los ingresos. En el caso de Noatum, su terminal ingresó un 22% más, hasta 167 millones de euros, después de incrementar un 12,6% los contenedores manipulados. La terminal controlada por la china Cosco movió 1,64 millones de unidades el año pasado, alrededor de un tercio del total de la Autoridad Portuaria de Valencia.
El incremento de tráfico de la terminal fue muy superior al del conjunto del puerto, que cerró 2017 con un alza del 2,1% en contenedores. El efecto de la entrada de la china Cosco como nuevo dueño y su decisión de trasladar tráficos a Valencia ha sido en parte responsable de esa evolución. Las cuentas no reflejaron otro hito que tendrá un efecto positivo: la autorización para ampliar la actual concesión aprobada este año.
De hecho, con la entrada de Cosco, la terminal valenciana refinanció su deuda y firmó un nuevo sindicado por hasta 275,5 millones, en sustitución del anterior de 225 millones. En la nueva financiación se incluyó un tramo de 15,89 millones para financiar las obras previstas para ampliar la concesión en diez años hasta 2041, que no se llegó a disponer al no haberse logrado el trámite en 2017.
Por su parte, la terminal privada de MSC superó los 100 millones de facturación, casi un 12% más, aunque en sus cuentas no desglosa el número de contenedores movidos. En el caso de esta terminal el incremento es llamativo fundamentalmente porque en pleno conflicto de la estiba se llegó a anunciar que la naviera iba a desviar algunos tráficos del puerto valenciano. Finalmente el conflicto de la estiba ha acabado dañando sobre todo a Algeciras y ha beneficiado a Barcelona, que ha crecido a un ritmo superior a Valencia en esos meses.

A por la cuarta terminal

La mejoría de la rentabilidad de las dos terminales llega en un momento en que está previsto que salga a concurso la concesión de la nueva terminal de la ampliación norte. Un proyecto del que depende la evolución en las próximas décadas del Puerto de Valencia y para el que los operadores ya existentes podrían presentar su candidatura, aunque en el caso de Noatum tras la fuerte inversión de Cosco en su compra y la ampliación de la concesión se antoja más difícil. Precisamente Algeciras tuvo que desistir el año pasado de poner en marcha una nueva terminal al no recibir ofertas en la licitación. La tercera terminal de contenedores de Valencia, TCV, tiene como socio de referencia a la naviera mundial, la danesa Maersk.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu