lunes, 4 de junio de 2018

LOS RETOS MARÍTIMOS DEL NUEVO EQUIPO DEL MINISTERIO DE FOMENTO

“A rey muerto, rey puesto”. El refranero español es, normalmente, muy sabio en sus sentencias: una vez un nuevo ministro releve a Íñigo de la Serna de su sillón en Fomento, deberán de iniciarse, y de forma rápida, movimientos en todos los despachos del edificio. Deberá ser muy hábil el nuevo presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, para escoger en el cargo a un perfil profesional y político que tome las riendas de un departamento crucial para la economía. 


Naucher 01/06/2018
Lo primero es relevar de su posición a secretarios de Estado, presidentes de empresas públicas y cargos de confianza para mejorar la gobernabilidad de los pasillos del edificio ubicado en el madrileño paseo de la Castellana. El esfuerzo lo vale.
En el sector marítimo, además de De la Serna, afectará fundamentalmente al matrimonio Gómez Pomar-Miquel, secretario de Estado él y dircom de Puertos del Estado ella. Posteriormente el relevo debe darse en la esfera portuaria. José Llorca debería hacer maletas y dejar recogido el despacho de maderas nobles que tiene en OPPE. Cualquier otra cosa no se entendería y, en este sentido, el propio Llorca ya es consciente de su situación, habiendo anulado parte de su agenda para la próxima semana. Quizá se cumpla la previsión de NAUCHERglobal y acabe sus días –profesionalmente hablando- en la esfera privada. Encuentros para dejar el cargo en OPPE ya ha tenido, por mucho que los hayan negado.
No se debe olvidar el futuro inquilino de Fomento de la importancia de dotar rápidamente a la Dirección General de Marina Mercante de un profesional del sector que sepa llevar las riendas de una institución clave para que el sector marítimo sea seguro, estable y creciente. El actual subdirector de Marina Mercante, Julio Gómez, está en las quinielas para asumir el reto en la propia dirección general. Al mismo nivel que Víctor Jiménez, del que ya habló NAUCHERglobal, y que ejerce su labor profesional en la OMI. Pero será el futuro ministro quien decida.
Otro de los puntos clave, que enlaza con la necesidad de contar con alguien que ejerza el cargo de director general de Marina Mercante, es el Decreto Ley para la figura del consignatario marítimo que, desde la patronal Asecob llevan meses negociando y que no sería bueno que se retrase su puesta en vigor, por el bien de este segmento empresarial, clave en la vida portuaria.
Finalmente, también sería deseable que desde el nuevo ejecutivo tengan a bien contar con personas de carácter dialogante y que ponderen la mediación en el seno del denominado Grupo Fomento, no como hasta ahora que, a base de decretos han creado gran inestabilidad en los puertos españoles… que se lo pregunten a la patronal de estiba y sindicatos. Ambas partes tienen menos de seis meses para llegar a un acuerdo final que dé estabilidad al sector durante años.
Finalmente, y ante la inestabilidad que se espera con un Gobierno en franca minoría y con sólo un año y medio de legislatura por cerrar, la necesaria reforma de la Ley de Puertos quedará posiblemente aparcada hasta 2020 o más adelante. Será entonces cuando se negocie la gobernanza autónoma de los puertos, con el modelo y las referencias de  Rotterdam, Hamburgo, Amberes… sin controles externos más o menos alejados.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu