jueves, 19 de abril de 2018

El pragmático Antolín.


Iñigo y Julio han cogido el compás para bailar el vals con Antolín.

Puertos y Navieras 19/042018
Por los Fareros

El líder del temido sindicato de los estibadores, Coordinadora, es un hombre paciente, con deje canario, amable y educado. Cuando le eligieron, en sustitución de Julián García, un personaje de opereta que de haberlo conocido Scorsese habría sido fijo en sus películas del underground neoyorquino, muchos de sus compañeros dudaron de la elección.

Pero acertaron plenamente en que la cara amable de este sindicalista, suavón y que gusta a las mujeres y se ha visto confirmada por la historia. Antolín Goya es pragmático y posibilista, y, además, como se siente respaldado por la fuerza del sindicato más duro que hay en España, parejo al de los controladores aéreos, hace perfectamente su labor. Las autoridades políticas le cogen pronto el tranquillo porque saben que si se avienen al juego teatral no tendrán problemas con Antolín, sino más bien un aliado que además sabe respetar la escenografía de todos. 


Aquí ha entrado el ministro Íñigo de la Serna que está demostrando también ser más espabilado de lo que creían en el Ministerio de Fomento y junto a su secretario de Estado también le han cogido el compás para bailar el vals con Antolín.

Se ha juntado el hambre de mantener el poder sindical con las ganas de comerse la Moncloa del bello ministro De la Serna. Dicho esto, sin ánimo de discriminar a los bellos, porque los bellos y las bellas no tienen por qué ser tontos o tontas de entrada, contra la sabiduría popular.

Antolín se ha dado cuenta de lo mucho que ha cedido el Gobierno español, que el duo ministerial parecen ya el mariachi que canta aquello de "ceder y ceder", cuando tenía en sus manos el arma atómica de la sentencia de la reforma de la estiba.

Se ha dado cuenta de la generosidad que ha tenido el Gobierno para repartir trigo entre las empresas estibadoras y terminalistas y a medida que el Gobierno y Puertos del Estado hace regalos a estas, por la vía de alargarles las concesiones el doble de tiempo, Ley 8/2015, o asegurarles los EREs gratis y además dorar la píldora de la profesión de estibador que casi va a ser mejor que la de registrador jubilándose uno a los 50 años y con el 70% del sueldo; Ley 8/2017, que están abonados a las leyes 8, ha captado que ante tan generosos anfitriones más vale ser suave como Anesco para llegar lejos en llenar la bolsa. 
Y en eso está Antolín, que sorprende a cada paso a los más guerreros y anarcosindicalistas de su sindicato con movimientos contemporizadores.

Antolín ha captado que ahora lo que hay que conseguir, y lo ha dicho el mismo, es "convencer" a las empresas estibadoras para que acudan todas a los centros portuarios de empleo.

Y no lo dice con una mala idea tipo cosa nostra, no, lo dice simple y sencillamente porque si logra que el Gobierno haga tan atractivo ser miembro de un centro portuario de empleo, CPE, habrá ganado la madre de todas las batallas. Lo que no hizo Sadam por la malas, ni Bush.

Porque simplemente con lograr eso y lograr algo que ha captado Antolín y los suyos, porque cuenta con buenos abogados aunque algunos sean de la CUP, que va a ser fácil extraer por las buenas al Ministerio un marco de actuación de los centros portuarios de empleo, CPE tan favorable a ellos como para que nadie en los grandes puertos tenga el más mínimo incentivo para marcharse, por muy liberal que sea o muy apuntado a Asoport, la guerrera asociación de Coello y de Gonzalo Alvargonzález.

Y ha captado además que puede ofrecer un servicio todavía mejor a Anesco y a los terminalistas, ofreciéndoles "el pack completo", es decir, que ya que la legislación y algún avieso abogado del Estado quiere que sean empresas de trabajo temporal, pues, para qué son necesarias ya Adecco y Randstad, ya pueden hacer ellos el todo en unoes decir, gerenciar los fijos de las SAGEP más los que ahora suministran las empresas de trabajo temporal.
Finísimo análisis del canario que con el control de la formación y de la entrada en los censos, que eso ya lo tiene, 
mantendrá a perpetuidad el poder del sindicato.

Y todos felices en este socialismo capitalista que cada vez se parece más a la Rusia de Putin, es decir al de las oligarquías.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu