miércoles, 17 de enero de 2018

CON LA NUEVA EXPANSIÓN, EL CANAL DE PANAMÁ YA PUEDE RECIBIR AL 80% DE LA FLOTA MUNDIAL

La consultora DNV GL analiza los tráficos del Canal de Panamá un año y medio después de la inauguración de la expansión de una de las vías de navegación interoceánicas más transitadas del mundo. La conexión directa entre el Atlántico y el Pacífico, que en la actualidad ya está preparada para recibir al 80% de la flota mundial en términos de tonelaje bruto, cumplirá 104 años en 2018. 

Naucher 16/01/2018
El 26 de junio de 2016, el portacontenedores chino COSCO SHIPPING PANAMA, con capacidad para 9.000 TEUs, se desplazaba lento, pero seguro en la cámara de 427 metros de largo y 55 de ancho y, mientras dos remolcadores realizaban con sumo cuidado las maniobras para llevarlo dentro de la esclusa, los asistentes contuvieron el aliento por unos segundos.
Era el primer buque en cruzar la nueva expansión del Canal de Panamá y hoy, 18 meses después, más de 2.500 buques Neo-Panamax han realizado el mismo camino con éxito. Esto significa que el canal ya puede recibir embarcaciones de 366 metros de eslora y 49 metros de manga (con una capacidad máxima de 14.000 TEUs, casi tres veces que antes de la expansión), lo que supone el 80% de la flota mundial.
Durante el último año y medio la operativa ha ganado en eficiencia y rapidez, ya que las nuevas esclusas obligaron a cambiar la manera en la que se guían los buques. “En lugar de tirar de los buques usando varias locomotoras a cada lado, estos navegan a través de la esclusa con un remolcador en cada extremo”, explica el experto en portacontenedores de DNV GL, Marcus Ihms. “El proceso es mucho más complejo, pero con el tiempo la velocidad con la que los buques pasan ha aumentado significativamente”.
De hecho, desde junio de 2016, el número de Neo-Panamax que pasa a través de las nuevas esclusas cada día pasó de uno a cuatro a principios de 2017, el analista de mercado de la consultora, Jeffrey van der Gugten. En mayo, el ritmo ya era de 5,9 buques diarios y a final de año aumentó hasta siete para hacer frente a la creciente demanda.
Hasta el momento, los portacontenedores (que tienen preferencia a la hora de asignar los huecos adicionales que se consiguen reduciendo los tiempos de tránsito) y los cargueros de Gas Licuado del Petróleo (LPG, en sus siglas inglesas) son los que más han notado los beneficios de la nueva expansión, ya que en noviembre contabilizaban 1.147 y 636 tránsitos respectivamente.
Aunque en realidad son los gaseros los que más han notado la diferencia, ya que hasta mayo de 2016 los cargueros de LPG de tipo Neo-Panamax viajaban desde Norteamérica hacia Asia a través del Cabo de Buena Esperanza (Sudáfrica), con lo que las nuevas esclusas han permitido cambiar por completo sus rutas.
“La expansión puede hacer que los buques que van desde la Costa Este de Norte América hacia Asia se ahorren más de 5.000 millas náuticas [equivalentes a un mínimo de diez días de navegación] durante su viaje”, añade Ihms, que se muestra convencido de que a medida que todo el mundo se vaya familiarizando con los nuevos procedimientos, el tránsito entre el Atlántico y el Pacífico será cada vez más eficiente y rápido.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu