miércoles, 29 de noviembre de 2017

La CNMC no puede "desenfundar" como si esto fuese O.K. Corral.


Lo que puede hacer la CNMC, dígase el Gobierno, y lo que no puede hacer en la Reforma de la Estiba de los puertos. 
Puertos y Navieras 28/11/2017
Por los Fareros.


Ríos de tinta corren sobre el secreto y opaco expediente de la CNMC sobre la patronal y los sindicatos de la estiba. El movimiento sorprendente de la CNMC en contra de otro órgano del Estado con los empresarios y sindicatos de rehenes está por escribir su desenlace. Pero la CNMC no puede actuar en esto como si fuese el célebre tiroteo entre forajidos del Far West, con la "reserva india" al fondo. Que le aliente por una vez el Gobierno, normalmente contrario, que el fin sea correcto no justifica los medios.

La CNMC ha amenazado con multar, "desenfundar el big colt del 45", de las multas millonarias. Pide además el secreto de la acción, en la trastienda de O.K. Corral y olvida su labor de dar directrices. 

Aunque ANESCO se ha puesto la venda antes de tener la herida alegando ante Coordinadora que no puede ceder más en el V Acuerdo Marco por temor a las multas que les puedan imponer, la realidad jurídica dista bastante.



Es verdad que la CNMC está actuando para muchos, no como un poder independiente contrario al Ministerio de Empleo, sino complementario. Una cosa es la subrogación convenial, y otra que el Gobierno está viendo cómo su reforma de la estiba va a acabar en un ridículo europeo. Por que Coordinadora y los estibadores han salido no solo reforzados, sino que como colectivo se les ha dado una nueva generación de vida. Como mínimo el poder sindical no se ha visto moderado en nada.

Cuando la reforma de la estiba se pensaba que era saldable con el reconocimiento de los privilegios para un contenido número de estibadores, 6.100, la llamada "Reserva India", a cambio de que todos los nuevos entrantes se vieran sometidos a la disciplina del mercado laboral común, nada de esto ha pasado. Esto ha inflamado al gobierno.

Es más, se han aumentado los censos un 10%, y por mucho que el Decreto Ley hable de fechas, este colectivo no piensa creérselo. De ahí un temor más del Gobierno que al legislar con el segundo decreto entre en un conflicto similar al que quiso evitar con el primero y la subrogación convenial.

Les importa ver cómo la reforma de la estiba se le escapa de las manos, y que Coordinadora y estibadores salgan reforzados con un control de hecho sobre los censos, que en todos los sitios se amplía, sea por la vía de integrarlos o por la bolsas de eventuales que acabará siendo lo mismo.

De ahí que se haya querido suministrar a la CNMC suficiente munición para intentar lanzar un torpedo a la flota sindical. Sin embargo, aparte de mostrar debilidad el Gobierno por no hacerlo frontalmente, la CNMC, feliz de tener protagonismo, sabe que la formulación del expediente pasa previamente por tener que elevar un conflicto jurisdiccional con el Ministerio de Empleo que aprobó la reforma del IV Acuerdo Marco. Además debería dictar unas directrices previas como hace en otros casos. No hacerlo denota debilidad jurídica.

Pretende eludir esta realidad, de que el pacto no solamente fue sellado por la partes, sino también sancionado por el Ministerio de Trabajo, y justificar la medida de abrir expediente en lo que parece una causa general inquisitorial, en los posibles acuerdos que orbitan alrededor de la subrogación convenial tanto los del 29 de marzo como los que se negocian para el V Acuerdo Marco, es cuando menos forzado, si no arbitrario.

Muy enrevesada va a tener que ser la CNMC para mantener una amenaza creíble de multas sin previo avisoa las empresas, a la patronal de la estiba ANESCO, si prosiguen su camino de negociación con los sindicatos.

Estos "medios" no importan al gobierno siempre que el propósito amedrentador tenga efecto aunque se pierda después en los tribunales, porque puede ser una batalla larguísima, y además en la Audiencia Nacional en primera instancia, muy flexibles ante las peticiones de los fiscales, como ya se ha visto. Abocaría a una instancia en el Supremo arriesgadísima con multas millonarias que habría que avalar.

Eso no quita para que la actuación del Estado sea censurable por la utilización para lograr lo que no puede hacer ni frontalmente, ni legislativamente, por la vía del gran Colt de las multas. Muy dudoso sería, no ya moralmente, que la CNMC sancionase antes de proceder censurando al Ministerio de Empleo y la Dirección General de Trabajo, y antes de lanzar unas directrices públicas.

Debe de ser por esto por lo que quiere mantener el expediente secreto, y oculto en la etapa de alegaciones por parte de la patronal y los sindicatos, en la cual estos podrían dar marcha atrás para evitar las multas y dar margen para seguir negociando por la vía que gusta a la CNMC, dígase el Gobierno.

Esta manipulación de los tribunales es asombrosa, de no ser que los partícipes deben de alegar una causa benéfica superior como detener a los sindicatos de la estiba, cosa que no se atreven a hacer legislando.

Pero los duelos por favor a la luz del sol y no en el corral apartado de O.K. Corral que luego va a complicar el recuento de víctimas jurídicas.



"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu