martes, 31 de octubre de 2017

Las navieras de contenedores aún no han cancelado ningún servicio para la temporada baja

La situación podría tener consecuencias negativas para los operadores en la firma de nuevos contratos para 2018, ya que podrían quedarse anclados en precios mucho más bajos. 
AP CADIZ buques portacontenedores de OPDR
Cada disminución de los precios por el exceso de oferta debilita la posición de las navieras en las negociaciones.
A pesar del descenso de las tasas de carga, las navieras aún no han cancelado ningún servicio durante la temporada baja, lo que está teniendo una gran influencia en las negociaciones de los contratos anuales, según recoge el último informe de Drewry.
Desde la consultora, basándose en las capacidades de gestión que han demostrado los operadores en los últimos tiempos, habían asegurado que aumentarían sus beneficios en 2018 incluso con la llegada de nuevos buques. Sin embargo, ahora empiezan a preocuparse por haberse mostrado excesivamente optimistas.
La razón de sus dudas residente en que las navieras, por alguna extraña razón, han empezado a alejarse de su modus operandi habitual y no han cancelado ningún servicio para la temporada baja durante el cuarto trimestre de 2017 ni el primero de 2018.
Esto podría ser comprensible si la demanda y las tasas de carga se mantuvieran fuertes, pero los precios en las rutas Este-Oeste llevan meses cayendo en picado. La situación es muy significativa en las conexiones entre Asia y Europa, donde las negociaciones de los contratos anuales aún no han terminado y cada disminución de los precios por el exceso de oferta debilita la posición de las navieras.
Lo más curioso es que las tasas no están retrocediendo debido a un debilitamiento del balance entre la oferta y la demanda, ya que la utilización de los buques en las líneas entre Asia y el norte de Europa se mantiene al alza desde octubre.
cambios-en-la-capacidad-entre-asia-y-el-norte-de-europa
Podría ser que los operadores creyeran que al transportar las embarcaciones prácticamente llenas, no es preciso cancelar ninguna rotación, pero si ese es su planteamiento, estarían olvidado que pueden quedarse anclados en precios mucho más bajos para el próximo año de los que hubieran logrado si hubieran retirado parte de su capacidad.
Además de esto, las navieras que operan entre Asia y Europa no podrían haber elegido un momento peor para iniciar las negociaciones. Históricamente, la mayoría de contratos a largo plazo se ven afectados por la debilidad del segundo trimestre.
Otro de los aspectos más importantes para la gestión de la capacidad es la cancelación de rotaciones, pero han utilizado esta táctica relativamente pocoen los últimos tiempos, principalmente para hacer frente a las fiestas nacionales de China a principios de octubre.
Desde fuera, parece que las navieras prefieren ganarse la fidelidad de los clientes a través de servicios fiables y consistentes, a expensas de los ajustes de capacidad que permitirían impulsar las tasas. Esta decisión podría atormentarles una vez se firmen los contratos para 2018.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu