lunes, 3 de julio de 2017

Los puertos alcanzan un acuerdo que permite seguir las diferencias en los tribunales.

Satisfactorio e imprevisto.

Puertos y navieras 03/07/2017
Editorial
Por Armando Estrada.


El acuerdo alcanzado en los puertos para evitar las huelgas y abrir una vía de negociación hasta el 30 de septiembre es satisfactorio e imprevisto. Permite a las partes proseguir con las diferencias en los tribunales y las instancias administrativas en vez de tener huelgas. En eso todos lo juzgan un avance.

El acuerdo y la modificación del IV Acuerdo Marco es decir el Convenio Colectivo, evita las huelgas, obliga a todas las empresas y abre la puerta a que los disconformes, recurran a Competencia, impugnen el mismo ante la Dirección General de Trabajo o acudan a la Comisión Europea. Incluso a la presión al Gobierno para que este presione a Trabajo. Algunas de estas vías se van a utilizar aunque intentando ser discretos y de momento acatando como no puede ser de otra forma esa cláusula adicional al IV Acuerdo Marco.

La cláusula sencillamente no permite salir de las SAGEPS a los socios sin llevarse a los trabajadores que les correspondan, algo que no estaba ni claro con el Real Decreto en la mano. En este medio hemos publicado la semana pasada el dictamen del bufete Garrigues en su contra, sin duda enjundioso jurídicamentee.

El acuerdo puede parecer ir más allá por el conflicto interno en Anesco, sin embargo, solo resuelve el primero de los problema, la subrogación.
 Los dos meses de inestabilidad portuaria, aunque con huelgas suaves, han girado en torno a este problema de la subrogación un tanto  difícil de entender si no es para los que están en el sector. 

El inicio del acuerdo es reconocer ambas partes que unos son empleadores de los otros. Tampoco es dramático.
 
En cualquier caso lo que ponía a prueba dicha negociación es si la reforma podía seguir sin entenderse con Coordinadora y el acuerdo viene a reconocer al sindicato su papel central, eso le ha satisfecho.

La estiba española parece condenada a progresar entre resoluciones judiciales sea en Bruselas o aquí, lo que tampoco es mal resultado si ambas partes lo van aceptando y parece que si. Un avance sin duda.

Pero lo sorprendente es que una vez que se han puesto de acuerdo los disidentes y aunque ya fuera de la organización tampoco ven del todo mal el acuerdo.
 
Uno de los principales disidentes reconocía que ahora ya no cabrá huelga contra ellos que no han firmado, ya que la modificación del convenio colectivo como pasa en España les obliga a ellos y, por tanto, en ese aspecto debe pacificarse la situación.
 
No hay por tanto mucha acritud ni en aquellos que se dice que han perdido la batalla, por que está puede proseguir por otros medios, los jurídicos. Es por tanto que se puede decir que el pacto es satisfactorio.
 
Otra cosa es que si PIPE u otras instancias promueven acciones legales visibles y ruidosas se vuelva a los paros, pero si son discretas la paz  aguantará.

Ahora falta el segundo Decreto que debe sacar el gobierno y la reacción ante el mismo pero parece que el Gobierno no quiere remover las aguas por los menos de momento.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu