martes, 6 de junio de 2017

ESTIBADORES: 1 – FOMENTO: 0. PRIMER DÍA DE SEGUIMIENTO MASIVO Y SIN INCIDENTES

Desde el ya lejano año 2006 los estibadores portuarios no realizaban una jornada de huelga. En aquella ocasión, y bajo el gobierno del PSOE, el cambio de modelo también tuvo que ver con la convocatoria: pasar de ser considerados trabajadores semipúblicos a que las empresas se hicieran cargo del control del accionariado de las sociedades de estiba, que se conocían como APIE’s (entre otras causas). Desde entonces se han programado más de medio centenar de paros en los puertos y, hasta ayer, ninguno se había hecho efectivo. 


Naucher 06/06/2017
Estos datos no hacen más que demostrar el talante negociador de unos sindicatos que hacen de la unidad su principal fortaleza y que en ningún momento deseaban tener que llegar a la situación de ayer. No obstante, el perfil narcisista del actual ejecutivo y de los responsables del Ministerio de Fomento, con la aprobación unilateral de un decreto lesivo para los más de 6.000 estibadores de los puertos españoles ha desembocado en una situación de huelga.
Fue un seguimiento masivo y, a pesar de que necios hay en todas partes, no se contabilizaron incidentes graves en ningún puerto del sistema estatal. Se trata de una victoria parcial de los trabajadores sobre un ministerio de Fomento al que todavía le sorprende esta unidad de los estibadores, cuando ellos pensaban que no era así.
Las palabras del líder sindical Antolín Goya son claras en este aspecto. En rueda de prensa de valoración de la jornada, ayer desde Tenerife, el máximo responsable de Coordinadora explicaba que "el culpable de esta situación es el Gobierno, que es el que ha hecho posible que las empresas hayan adquirido ahora una posición de privilegio y estén boicoteando la posibilidad de llegar a un acuerdo con los trabajadores".
Los estibadores ya habían avisado del conflicto si se dejaba la negociación en manos del acuerdo colectivo. Saben que las aguas por la patronal están muy revueltas y conocen la estrategia de ciertas compañías para sacar rédito económico al cambio del sistema, principalmente tras conocerse el interés de JP Morgan en vender sus participaciones en Noatum.
Sin embargo, desde los puertos –Cartagena al margen, al no haber hecho seguimiento de la jornada- informaron de la normalidad del día de paro. Ya estaban preparados y, en los principales puertos del sistema los transportistas no acudieron. Se respetaron los servicios mínimos y se trabajó en las horas pares pactadas en el preaviso.
En un breve comunicado –con claro signo de derrota- Puertos del Estado explicaba que "las navieras y los terminalistas han reducido al mínimo los trabajos para hoy", por ayer lunes. Y, por ejemplo, en Barcelona y en Algeciras, -en la terminal de APMT- no había ninguna operativa prevista. Sin embargo, "la terminal TTI en Algeciras solicitó siete manos para desarrollar su actividad según la convocatoria... y no hubo problemas.
Los sindicatos pretenden forzar a que las empresas cumplan con lo prometido y les ofrezcan una garantía total de empleo para los más de 6.000 trabajadores afectados por el decretazo del Gobierno. Y, aunque Antolín Goya realizó un llamamiento a la calma en los próximos días de convocatoria, "lo normal sería que el nivel de intensidad de las huelgas vaya creciendo" si no se llega a un acuerdo.
Mañana tendrá lugar el segundo día previsto de huelga. Esperamos que sea el último y que las empresas y los trabajadores lleguen finalmente a un acuerdo, demostrando al Ministerio de Fomento que negociar por los derechos de uno u otro es lo normal en un Estado democrático.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu