jueves, 8 de junio de 2017

El ministro pide diálogo en los puertos pero de momento se niega a intervenir directamente.

Las huelgas tienen su "lado bueno" están forzando a cada parte asumir su coste. Tensión con Anesco, cómodo con los chinos.



Puertos y Navieras 07/06/2017

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha pedido a los sindicatos y a la patronal que vuelvan a iniciar las negociaciones y abran un espacio de diálogo para evitar la segunda jornada de huelga prevista para el 7 de junio y las siguientes. En la foto el ministro saluda efusivamente a los representantes del Tren de China en el SIL.

"Nos gustaría que se sentaran hoy mismo y que no se levantaran hasta alcanzar un acuerdo", aseguró el ministro en el Salón Internacional de la Logística y la Manutención que se celebra estos días en Barcelona.

El ministro de momento no intervendrá ni su ministerio oficialmente, aunque los contactos se suceden pero para desesperación de una aparte de Anesco que se cree totalmente desamparada el ministro está cómodo con la situación así como sus departamentos afectados

Los fabricantes de coches está cómodos ya que los estibadores están trabajando para ellos a pleno rendimiento, los ferries igual y la presión se centra sobre los que se niegan a negociar con los sindicatos.

Anesco dio ayer argumentos nuevos para negarse a mantener el 100% del empleo y trasladar los estibadores a los CEP.

Hoy se reúne su Comité Ejecutivo donde aflorarán otra vez las distintas posiciones dentro de la patronal.

Algunos en Anesco como el mismo Fomento piensan que la huelga "es buena porque está poniendo a cada uno en su sitio".

"A ver cuanto pueden aguantar unos y otros en sus posiciones numantinas", dice un observador. 

Pero los sindicatos dijeron ayer a este medio que con el comunicado de Anesco cerrándose a cualquier asunción de los trabajadores no se puede negociar y que ya se verán los efectos de la huelga para el viernes o la próxima semana.

El lunes, muchas de las navieras decidieron desviar el tráfico hacia otros puertos, como el de Tánger-Med, ante las huelgas previstas. Algo que, si continuasen los paros, provocaría que las compañías pudieran establecer el desvío como permanente.  


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu