jueves, 29 de junio de 2017

Cisma en la patronal de la estiba: su presidente dimite y refuerza a los sindicatos


El Confidencial 28/06/2017
No lo dicen los sindicatos ni las empresas, sino el mismísimo (ex)presidente de Anesco. Joaquim Coello ha presentado su dimisión al verse incapaz de continuar al frente de una organización que ha sido ninguneada por sus socios. Al menos 38 empresas estibadoras ya se han dado de baja en la patronal y otras tantas han pactado por su cuenta con los sindicatos en cada puerto, al margen de las negociaciones 'oficiales'.
"Presidir una asociación obliga a la neutralidad y al respeto de las posiciones de todos, así como a defender las políticas decididas en sus órganos de gobierno. Lo primero me resulta imposible una vez ocurrida la fractura de Anesco. Lo segundo tampoco puedo hacerlo", sostiene Coello en una carta remitida a los socios de la patronal, a la que ha tenido acceso este periódico.
Y lo justifica así: "Entramos en un terreno de riesgo de prácticas contra la competencia que puede ser dañino para las empresas. No puedo recomendar y sostener esta política". Coello no tiene "miedo" ante las ideas nuevas, pues "son las viejas las que te llenan de temor porque determinan un futuro igual o peor que el presente", precisa en clara referencia a los pactos bajo cuerda entre empresas y sindicatos. O dicho de otra manera, a los apretones de manos para que nada cambie. El ya expresidente da un paso atrás por "coherencia", tras dar por hecho que los acuerdos 'extraoficiales' han llevado a la "fractura" de Anesco.
No solo eso. La CNMC ha puesto la lupa sobre los 'acuerdos-apaño' ante las dudas que suscitan a nivel legal. Anesco incluso encargó un informe jurídico a Garrigues que empleó para advertir de las posibles prácticas anticompetitivasen la última propuesta de los sindicatos, como una bajada selectiva de sueldos (-5%) condicionada a la permanencia de las empresas en las Sagep o Centros Portuarios de Empleo (CPE) o un férreo control de acceso.
Las compañías que han firmado por su cuenta para esquivar las huelgas han aceptado dicha propuesta como base, pese al rechazo de Anesco. Coello recuerda en su carta que el espíritu de la reforma de la estiba es establecer la libertad de contratación y abrir un sector cerrado, aspectos que entran en contradicción con los deseos de los sindicatos. "La parte social pretende además controlar como hasta ahora el acceso a la profesión, el adiestramiento, la certificación..", prosigue.
La dimisión de Coello da la puntilla a una patronal incapaz de levantar el vuelo tras la espantada de ya 38 empresas estibadoras y 34 empresas consignatarias, encargadas de representar los intereses del naviero o propietario del buque cuando se encuentra en el puerto. Las primeras en abandonar el barco fueron Bergé, Ership y Algeposa, al constatar que Anesco no podía hacer nada para frenar los acuerdos individuales y había perdido toda autoridad. Entretanto, los estibadores salen reforzados y preparan las palomitas ante la grave crisis interna de su interlocutor.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu