lunes, 22 de mayo de 2017

EL PRECIO DEL DECRETO

Con dinero y toneladas de indignidad, al parecer, el ministro de Fomento, antes alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, ha mercadeado el voto de algunos diputados –“Los que estamos en esto para forrarnos”, dijo en su día el diputado Eduardo Zaplana, luego nombrado ministro, tal vez por su ingeniosa sinceridad- con el fin de conseguir la aprobación del decreto-ley sobre la estiba que le han preparado el secretario de estado, la secretaria general y quienes mandan en Puertos del Estado.


Naucher 19/05/2017 
Al presidente del Gobierno, Rajoy Brey, le pierde su debilidad por los petimetres. Encumbró a un desconocido funcionario, jardinero o auxiliar de jardinería en el puerto de Ferrol, a delegado del gobierno en Galicia, director de la Guardia Civil, diputado siempre, y ahora consejero de nada, pero con un sueldazo. Hablo del inefable repeinado Arsenio Fernández Mesa. Recientemente nombró ministro de una cartera complicada como Fomento a un político local que también ejerce de lindo, de la Serna, o Serna a secas, pues sabido es que estos atildados además del gusto por las corbatas y la gomina, se pirran por los apellidos embetunados. Tras el humillante fracaso del primer decreto-ley, el ministro tenía bien ganado el cese, pero al presidente del gobierno le tiran los figurines, ya digo.
Mientras los medios de comunicación se entretienen dedicando portadas a una palabra comodín, corrupción, ahora con Cristina Cifuentes, presidenta de la Comunidad de Madrid, en la diana -rompo una lanza por su inocencia-, quienes de verdad causan daños monumentales al país y a la sociedad viven tan ricamente, sin molestos ruidos. El señor Fernández Mesa se comportó como un cabo chusquero de 1940 en el siniestro del PRESTIGE, contribuyendo a que la Hacienda española se dejara muchos cientos de millones en aquel desastre. Era entonces delegado del gobierno en Galicia. Probablemente nos causara otros muchos perjuicios, nombrar a mediocres oportunistas para cargos técnicos, por ejemplo, pero no se habla de ellos. Ahora lo importante es jalear -segunda acepción, llamar a los perros a voces para animarlos a seguir la caza- a Cristina Cifuentes, una política voluntariosa cuyo problema es nadar tan cerca de la ciénaga.
Lo de Iñigo de la Serna puede ser peor. El pasado 28 de abril, NAUCHERglobal publicaba una inusual nota de prensa del grupo Maerks que pedía al gobierno que no se vuelvan a cometer los errores del pasado para resolver el problema de la estiba en relación a la sentencia del tribunal de la Unión Europea, y que aprobara un texto legal basado en el pacto alcanzado entre ANESCO y los sindicatos. Una opinión autorizada y sensata. Pero los lindos son soberbios, y vanidosos, y el ministro de Fomento ha preferido perseverar en el error, aunque para ello haya tenido que heder. A él le perfuma el apoyo del presidente Rajoy Brey, a los españoles que les den.
¿A quién sirve este gobierno? La sedicente izquierda, un puñado de simples con dos euros de marxismo en sus molleras, sigue creyendo en las Adas y en que el gobierno sirve a los capitalistas. Angelicos. La soberbia corrosiva de los figurines del gobierno puede más que la mayor naviera del mundo, Maerks, capital grande donde los haya.
El ministro de Fomento ya tiene su trofeo. Es hora de dialogar, ha declarado a los medios, compostura inmaculada, sonriente y ufano. ¿Hora de dialogar, ministro, con quién? ¿Con los guardias civiles que envíen a los puertos para presenciar en directo como el país se desangra mientras el ministro de Fomento se maquea ante el espejo y Rajoy Brey se fuma un puro?
No nos engañen. Los vestidos de Pilar Miró, directora de TVE, gran escándalo en la era de González Márquez; los trajes de Francisco Camps, presidente de la Comunidad Valenciana, hace unos años; y ahora los indicios de Cifuentes son sólo engaños. La ciénaga de verdad la pueblan los Fernández Mesa, Serna Hernáiz y quienes les apoyan, venden sus votos de diputados e ignoran la ruina inmensa que causan.  


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu