martes, 4 de abril de 2017

Un repaso a la actualidad del sector marítimo español en el tercer mes de 2017 Resumen marzo 2017: Los estibadores ganan la batalla a Fomento

Medidas de presión, mentiras y medias verdades, correspondencia, apoyos, debates, votaciones, pactos, posturas inamovibles… La reforma de la estiba ha dejado un mes intenso, pendiente de resolución.
Los estibadores celebran el resultado, en la tribuna de invitados del Congreso.









Si febrero de 2017 pasó a la historia del transporte marítimo español por ser el mes en el que la Administración quiso “poner fin” al monopolio de la estiba, tal y como indicaron desde Fomento, marzo se recordará como el mes en el que los estibadores ganaron la batalla al Ministerio. 
En los primeros días de marzo se palpaba en el ambiente la falta de apoyos del Gobierno, que recibía el beneplácito de la Comisión pero no lograba convencer al resto de partidos políticos. Mientras tanto, los estibadores encontraban aliados en la oposición y en sus compañeros del resto del mundo, especialmente en los estibadores europeos.
Así, quien más y quien menos presionaba. Europa con cartas a Fomento, los estibadores con preavisos de jornadas de huelga que iban desconvocando a medida que se acercaba la fecha, los puertos españoles aportando datos de sus pérdidas por los ritmos lentos de los portuarios, el Ministerio animando a dialogar a las partes, sin animarse él, y el ministro, Iñigo de la Serna, afirmando que el 100% de los empleos de los estibadores estaba garantizadoerrores que más tarde le recordarían los sindicatos.
Y en este escenario visitó España la comisaria europea de transporte, Violeta Bulc. Eran muchos los que entendían que su llegada podía marcar un antes y un después en las negociaciones y, ciertamente, puede decirse que así fue. La comisaria no contestó ni a una sola de las preguntas que Psoe y Podemos le hicieron en el Congreso de los Diputados, deslegitimando en parte la defensa del Gobierno, que asegura una y otra vez que sólo cumple las claras directrices de Europa en este ámbito.
Llegó el día ‘D’
Lo había avisado Fomento, la reforma se debatiría sí o sí el jueves 16 de marzo, y llegó el Día ‘D’. El Congreso de los Diputados dio su “no” y vuelta a empezar, con una diferencia: lo que tardó dos años en negociarse parece haberse arreglado ahora en dos semanas.
Han tenido lugar cuatro reuniones en menos de dos semanas para la reforma de la estiba.
Fomento fue el primero en presentar su propuesta para un acuerdo tripartitoen la mesa de negociación con patronal y sindicatos en las que ha mediado el director del CES, Marcos Peña, cuya primera reunión finalizó sin acuerdo. Días más tarde llegaría la de los sindicatos, con exigencias muy claras pero inconcreción en las concesiones y, por último, la de Anesco, que básicamente insistía en controlar las “manos” mientras pedía ayudas públicas.
Patronal y estibadores logran un principio de acuerdo
En un giro inesperado de los acontecimientos, debido a las “posturas inamovibles y enfrentadas”, tal y como definió la situación De la Serna, llegó el acuerdo de empresas y sindicatos. La sorpresa que este repentino pacto podría haber causado a un observador ajeno se evaporó rápido, cuando al leer el acuerdo entendió que se trata de una situación tan idónea para unos y otros que parece poco menos que utópica.
Más allá de que la subrogación por Ley que piden sea viable o no en términos legislativos, la propuesta incluye que el Estado (que no el Gobierno, porque este puede cambiar en cuatro años) compense a las empresas y le abone la diferencia salarial entre un trabajador nuevo y un trabajador subrogado, ¡Ahí es nada!
A finales de mes, el Gobierno aceptó la propuesta del mediador en las reuniones de la reforma, pero rechazaba la solicitud de compensar a las empresas por este último punto: según las cuentas de Fomento, la iniciativa supondría para el Estado un desembolso de 2.415 millones de euros. No obstante, marzo acabó con un único punto en común entre todos los implicadoslas prejubilaciones de los estibadores serán sufragadas con dinero público.
En los últimos días también han vuelto a aparecer en escena el resto de actores interesados: Bulc ya se ha pronunciado sobre la subrogación por ley que piden patronal y sindicatos, mientras que el puerto de Valencia, uno de los más afectados por los ritmos lentos, ha informado, en dos ocasiones, de las grandes pérdidas que el conflicto le está ocasionando.
Más allá de la estiba
También ha habido otras noticias importantes en marzo, más allá de la estiba. El Top100 de Alphaliner ha reflejado la concentración que experimenta el transporte marítimo de contenedores, una industria de la que Hanjin ha desaparecido y en la que Maersk quiere simplificar la tramitación administrativa.
El puerto de Gijón lidera el tráfico ferroportuario en España.
La justicia estadounidense investiga un presunto pacto de precios entre las grandes navieras, justo antes de que las nuevas mega alianzas empiecen a operar, contribuyendo a reducir las tasas de flete.
Las líneas que conectan el país con otras regiones se han visto reforzadas en marzo o lo harán en los próximos meses: OPDR ha incorporado una nueva línea de contenedores desde Sevilla al Reino Unido, Suardíaz potenciará la carga ro-ro no acompañada en la ampliación de la Autopista del Mar a Tánger-Med y GNV pondrá en marcha el 8 de junio la nueva línea Barcelona-Nador.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu