martes, 25 de abril de 2017

Mucho, muchísimo dinero a la espera de la reforma de la estiba.


 
A las afirmaciones de la diputada canaria se une "due dilligence" sobre otras terminales.

REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 25/04/2017


La presión sobre el ministro de Fomento para reformar la estiba es máxima. Ayer de La Serna volvió a anunciar que enviará "cuanto antes al Consejo de ministros" el Real Decreto. No es la Comisión Europea son los ministros de Guindos y Nadal los que presionan por que inversores de todo tipo quieren entrar en los puertos españoles y lo condicionan a que la estiba esté reformada. 

El ministro que puso ayer la primera piedra de la ampliación del muelle de Raos en Santander dijo que "no sabia si lo llevaría al Consejo de Ministros del 28", este viernes, refiriéndose al Real Decreto de Reforma de la Estiba. Un grupo de estibadores del puerto se manifestaron exigiendo una reforma "consensuada" y que les trasmitiese el real decreto ya que sospechan que se lo va imponer sin negociación. 

La tensión en los sindicatos es patente con una creciente desconfianza con el ministerio y rumores de negociaciones secretas y trozos del borrador circulando. Incluso entre los sindicatos no hay confianza, como ocurre entre miembros de la patronal Anesco.

La realidad es que la negociación real es la que sigue el PP con el resto de grupos proclives a votar la convalidación de un nuevo Real Decreto, Ciudadanos, PNV y algunos diputados del PDCat. La negociación de los presupuestos mas importante influye en este tema colateral que sin embargo es de importancia suprema para los ministerios de economía e industria por que supone la entrada de nuevos capitales, aunque también la salida de otros, pero en cualquier caso de savia nueva en los puertos españoles.

A los rumores aireados por la diputada canaria Ana Oramas de Coalición Canaria, sobre la venta de Noatum de la financiera JP Morgan, no desmentidos en ningún momento por su dirección, es más reforzados por sus movimientos accionariales, segregando Marmedsa en Noatum Maritime y así permitiendo dos grupos de sociedades, se une el hecho al que ha tenido acceso este medio de que PWC la consultora Pricewaterhouse estaría haciendo ya un "due dilligence" para uno de los mayores grupos de terminales españoles dedicados al granel entre otras cosas. El "due dilligence" es la fase previa a la compra de una empresa donde está ya pone a disposición del comprador con la debida diligencia todos los datos necesarios para una correcta evaluación de la compañía a adquirir con contratos firmados de confidencialidad.

No se sabe que grupo es el comprador pero bien podría ser otro grupo español de graneles, siempre que se salvasen los obstáculos que podría poner la Comisión Nacional del Mercado de Valores al expediente.

Algeciras verá como en un mes concluirá el segundo plazo para optar a Isla Verde, Fase B, pliego de condiciones que debería ser público pero que Puertos del Estado mantiene en secreto. Se ha pedido en virtud de la Ley de Transparencia y se ha negado a este medio desde hace seis meses.

Las presiones de distintos inversores son fuertes y el pliego configura la oferta del puerto y puede favorecer a unos u otros interesados.

Valencia también ha puesto en marcha la oferta de su ampliación. Las visitas de altos mandatarios se suceden. El embajador chino a Valencia, por donde entran muchas de las mercancías que viene de su país. O la del equipo del mayor puerto de China a Algeciras.

El puerto de Ningbo-Zoushan que mueve 9 veces más tonelada que Algeciras, unos 900 millones, visitó hace días Algeciras, con su presidente Cai Shenkang a la cabeza, con un evidente interés en la terminal contigua a la coreana de TTI, ahora en manos de HMM.

HMM, Hyundai la coreana, se está haciendo con los activos de Hanjin, entre los que está TTI Algeciras, en la fase A de isla Verde. Además de las terminales de Tokyo, Taiwan y tiene el 20% de Long Beach.


El 48% del tráfico que gestiona Valenciaport tiene origen/destino el Lejano Oriente y China se erige principal socio comercial del recinto. En 2016, a través del puerto de Valencia se canalizaron 7,04 millones de toneladas con este país, un 13,75% más. Por lo que respecta al tráfico de contenedores, el ejercicio 2016 cerró con un tráfico de 719.190 TEUs, cifra que representa un incremento del 18,46% respecto a 2015. El puerto de Valencia dispone de 10 líneas regulares con China siendo los principales puertos con los que comercia Shanghai, Ningbo, Yantian, Qingdao, Tianjin, Xiamen, Chiwan y Hong Kong. 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu