viernes, 28 de abril de 2017

Maersk se adelanta y se pronuncia individualmente sobre la reforma de la estiba. Pide que se cumpla el acuerdo entre empresas y sindicatos del 27/3. ANESCO se enfrenta a las diferencias sobre el acuerdo.


Maersk se ha adelantado al resto de socios de ANESCO e individualmente por lo menos hasta ahora se ha pronunciado exigiendo a todos que se cumpla el acuerdo entre ANESCO y sindicatos, el llamado acuerdo 27/3 por la fecha. 

Puertos y Navieras 28/04/2017



Este acuerdo había suscitado interpretaciones encontradas en ANESCO, donde alguno de sus miembros había pedido su revisión. Por su interés y alcance se reproduce integramente. Las negritas son de la redacción.

Maersk viene a decir que no aguantaría otros 12 días de huelga sin tomar decisiones irreversibles de reconfiguración de la red de trasbordos y avisa a todos los protagonistas. Da por cerrado, como el ministro, la negociación en base al acuerdo 27/3 y pide su desarrollo y entrega del texto. Coordinadora y los sindicatos piden lo mismo.


Comunicado de Maersk

"Las diez semanas de conflicto de la estiba han supuesto para el grupo Maersk 12 millones de euros en costes directos operacionales. Una importante cifra que no incluye algo aún más importante para cualquier gran empresa: la pérdida de clientes por el anuncio del conflicto. La compañía, que ya advirtió de las posibles pérdidas al inicio de la crisis ocasionada por la aplicación de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), insta, una vez más, al Gobierno de España a resolver cuanto antes la situación y aprobar un texto legal basado en el pacto alcanzado entre ANESCO y los sindicatos. 

La convocatoria de 12 días de huelga, aun a pesar de no haber llegado a ser efectiva, desencadenó el desvío de barcos desde los puertos afectados por el conflicto a otros puertos del Mediterráneo. La necesidad de adoptar este tipo de medidas en favor del mantenimiento de los servicios a los clientes y sus peligrosas consecuencias sobre el sistema portuario español, ya fueron avisadas desde la dirección de la compañía. Su fuerte impacto económico aflora en estos días en los más destacados medios de comunicación nacional e internacional. 

Sólo en el puerto Bahía de Algeciras, Maersk Line, como consecuencia de la convocatoria de huelga, tuvo que llevar a cabo el desvío de 73 barcos a otras terminales fuera del sistema portuario español, afectado por el conflicto en esos momentos. Otros puertos como los de Tánger, Sines o Port Said, incrementaron sus facturaciones como consecuencia de estos desvíos. Todo ello ha supuesto una más que considerable merma al puerto de Algeciras, con una caída del 21% en las escalas previstas y la no estiba de al menos 75.000 movimientos en sus instalaciones. El impacto económico de estas cifras, tanto para empresas como para trabajadores, es un hecho ya irreversible y supone la pérdida de un año de crecimiento orgánico, además de un freno a la creación de empleo. 

Es lamentable haber llegado a esta situación y debe ponerse en valor que, de no articularse una rápida solución al conflicto existente, podría aún empeorar. La pérdida de confianza del transbordo internacional en el puerto, que es el principal negocio de Algeciras, debe ser evitada por todos los medios que estén en nuestras manos. No acometer con urgencia y con altura de miras las acciones que son necesarias para recuperar la confianza puede desembocar en la pérdida del liderazgo y competitividad de este puerto. No debe olvidarse que ya en un reciente pasado, puertos como Port Said sufrieron una reconfiguración de red en 2011 debido a la primavera árabe y, seis años más tarde, aún no ha recuperado el 50% del volumen. 

Maersk confía en que no se vuelvan a cometer los errores del pasado. Es una necesidad de todos los agentes implicados (Gobierno, sindicatos y empresas) que el Gobierno cumpla con la sentencia del TJUE, dando a conocer a la mayor brevedad un texto legal basado en el pacto social al que llegaron la patronal y la estiba. El simple anuncio de una nueva convocatoria de huelga en los puertos puede tener consecuencias nefastas a corto y medio plazo para todos, aseguran desde Maersk". 




"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu