viernes, 21 de abril de 2017

FOMENTO SE SIGUE NEGANDO A DAR RANGO DE LEY A LA SUBROGACIÓN EN SU NUEVO DECRETO DE LA ESTIBA

La próxima semana el Gobierno pretende llevar al Consejo de Ministros el mismo Real Decreto Ley derogado hace unas semanas por el Congreso de los Diputados. Lo hará acompañado de un Real Decreto, éste sin rango de Ley, que incluirá los puntos del mediador del conflicto, Marcos Peña, por lo que respecta a la productividad entre empresas y sindicatos, además de un paquete de ayudas de hasta 120 millones de euros para facilitar que las empresas mantengan los puestos de trabajo. 

Naucher 21/04/2017

No obstante, el ministro, en declaraciones ayer a la televisión pública, expresó que la subrogación no estará incluida en la normativa jurídica española, única petición de los sindicatos que representan a los estibadores portuarios. Se escuda De la Serna en la “prohibición taxativa por parte de la Comisión Europea”, pese a conocer que, desde Bruselas, no han expresado en ningún momento que no se pueda incluir la garantía de empleo por Ley.
Los estibadores se mantienen en un perfil bajo a la espera de que desde el ministerio tengan a bien entregarles los borradores. Posiblemente lo hagan –al menos de manera oficial, que no oficiosa- la semana próxima, dando poco tiempo a revisarlos antes de su presentación en Consejo de Ministros. La clave para su aprobación está ahora en las negociaciones que, disimuladas, llevan a cabo desde el Gobierno con algunos de los diferentes grupos parlamentarios que tumbaron el primer RDL, por acción u omisión, concretamente con Ciudadanos, Coalición Canaria y los nacionalistas catalanes. Con el grupo socialista las cosas son diferentes a causa de sus primarias.
El Gobierno quiere cumplir con la sentencia del TJUE, pero no recuerda que empresas y trabajadores también desean cumplir con Bruselas y todo parece pensar que, en lugar de un decreto unilateral, esta vez presentará dos, el segundo de ellos endulzado por un mediador –al que los estibadores agradecieron su papel pero rechazaron su texto- que tiene un sueldo proveniente del propio ejecutivo central.
En su momento, el líder sindical Antolín Goya dijo textualmente: “Defenderemos los puestos de trabajo por todos los medios. Lo intentamos a través del diálogo y nos engañaron”. De esto hace dos meses y medio aproximadamente y la situación no ha mejorado demasiado. Se han aplazado convocatorias de huelga y los puertos españoles siguen en la senda del crecimiento. Pero parece ser que el Gobierno no lo ve… o lo que sería peor: no quiere verlo.
Bien harían los trabajadores portuarios en sentarse con los grupos parlamentarios para aferrar sus apoyos en contra de decretos unilaterales y/o inocuos. Si bien es cierto que el tiempo apremia y que la amenaza de sanción puede ser real en pocas semanas, también lo es que de un reglamento bien hecho pueden preservarse los más de 6.000 puestos de trabajo especializado que el Gobierno ha amenazado. La comisaria Bulc, pese a las mentiras del ministerio, ya les dijo en diciembre a los trabajadores que Bruselas evitaría la sanción, a menos hasta el mes de junio. Y, de momento, está cumpliendo.
Mientras, De la Serna aprovecha el altavoz que le dan desde la ‘televisión de todos’ para volver a reclamar al PSOE “responsabilidad”. No se puede pedir para otros lo que uno no profesa, es más, debería de dar ejemplo.
Muy bueno tendría que ser el “invento” de los servicios jurídicos del Gobierno para que los trabajadores y la patronal (ésta en menor medida) acepten la propuesta que les presenten desde el Ministerio de Fomento. A todo esto, tanto el secretario de Estado, como el presidente de Puertos del Estado han desaparecido –misteriosamente- de la escena pública en este asunto, éste último desde el mes de febrero.
De no haber un vuelco en la situación, se vislumbra una nueva convocatoria de huelga de los trabajadores en los puertos españoles, algo muy negativo para la economía española, que nadie desea, pero que representa la única medida de presión que tienen los sindicatos para negociar con un gobierno que desde el primer minuto los ha tratado mal y ha intentado menoscabar su profesionalidad en medios de comunicación afines, y dividirlos (sin demasiada suerte).
El texto que recogerá el decreto que cuelgue del decretazo, de ser el mismo que presentó el mediador, no sirve para mucho. Es demasiado ambiguo y da al Gobierno la opción de seguir en sus trece y fuera de cualquier diálogo con la parte social. Habrá que ver como continúa el conflicto durante los próximos días, que serán clave.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu