lunes, 10 de abril de 2017

¿Está Maersk de parte de los estibadores?

Parte de Anesco aprecia diferencias serias con Maersk en la reforma de la estiba.


Puertos y Navieras 10/04/2017



El diario El Economista aflora las diferencias en Anesco. Citando fuentes de Anesco, que no aclara si son también de PiPE, estas acusan a Maersk de tener otro criterio en la reforma de la estiba, de estar de parte de los estibadores. Este medio informó extensamente de los planes de Maersk en el Estrecho y de su diferente forma de ver el negocio hace tiempo ahora El Economista revela las serias diferencias de criterio, que han llegado a formular la acusación de que Maersk está de parte de los estibadores.

La realidad es más compleja con diferentes visiones del negocio y fuentes de ingresos, pero lo que evidencia las filtraciones a El Economista es la guerra abierta por este motivo.

Las diferencias se evidenciaron con la salida de Maersk de PiPE, la plataforma de inversores en puertos españoles, según el diario, los distintos miembros de la patronal han empujado cada cual hacia su propio lado, pero Maersk parece tener claro hacia donde empujar y cómo hacerlo, dice el diario.

Según informa El Economista, "socios de Anesco no quieren aceptar la subrogación por ley pero están muy asustados por las amenazas de ritmos lentos y huelgas encubiertas. Quieren mantener sus posiciones sin arriesgarse y eso es muy difícil".

El negocio de Maersk en España se basa en el tránsito de mercancías o contenedores. El principal objetivo de esta empresa es que el tránsito sea fluido en el puerto de Algeciras y realizar la carga y descarga de contenedores lo más rápido posible hasta que tenga una alternativa, según estas fuentes. 

De esa forma según estas fuentes, Maersk se estaría desmarcando de la reforma de la estiba y de los intereses del resto de las compañías porque necesita mantener la calma y la productividad en Algeciras hasta que termine la construcción de la terminal automática de Tánger Med, que con una capacidad de 8 millones de Teus será la nueva puerta de la compañía entre América y Asia. "La naviera danesa no quiere jugar el partido de la liberalización ahora, ya que no tendrá lista la nueva terminal de Tánger hasta dentro de dos años. En ese momento, la firma tendrá la sartén por el mango y podrá entrar a mejorar la competitividad. Maneja otro negocio y otros tiempos en este proceso", aseguran fuentes empresariales citadas por El Economista.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu