viernes, 3 de marzo de 2017

Se suspende la huelga. El Gobierno se queda solo.


La patronal pide más dinero y los partidos deciden no apoyar el jueves el Decreto. Críticas y reproches. Crisis en Puertos del Estado.


REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 03/03/2017  

La convergencia del PSOE y de Ciudadanos, en su oposición al Real Decreto, más la negativa de Anesco a seguir el juego sin más dinero, han acabado por facilitar que los sindicatos, con la promesa de que no habrá apoyo a la convalidación, suspendan el "ejercicio de la huelga" hasta el jueves. Han comenzado las peticiones de dimisiones entre el empresariado y se ha abierto una crisis en Puertos del Estado con cambios de personal. Vicente Boluda culpó ayer indirectamente al presidente de Puertos del Estado, "el responsable tiene nombre y apellidos", afirmó.

Ayer por la mañana este medio informó que el cambio de Rivera era clave, condicionando con una exigencia más, su voto a favor del Real Decreto: a que el "PSOE y el PP se entendiesen". Rivera en plena batalla de reivindicarse como oposición tiene abierto el frente de la dimisión del presidente del PP en Murcia. Ninguneado ha respondido.

Los sindicatos esperaron una confirmación escrita por la tarde pero al final Coordinadora emitió un comunicado suspendiendo la huelga para llevar la iniciativa al Gobierno.

“La oposición del PSOE a la convalidación del Real Decreto Ley 4/2017 aprobado por el Gobierno abre una nueva oportunidad para el diálogo y la negociación, exigida también por el resto de grupos políticos,...y ese es el fin último del preaviso de huelga que hemos convocado los trabajadores”, afirmó Antolín Goya, coordinador general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, a última hora.

Fue duro diciendo que "La normativa que actualmente propone el Gobierno desvanece cualquier posibilidad de acuerdo con las empresas, pues ofrece a los grupos financieros y especuladores internacionales, máximos accionistas y propietarios de las terminales en todos los puertos españoles, la oportunidad de deshacerse de sus trabajadores a cuenta del erario público, de precarizar el empleo y las condiciones de trabajo".

Y finiquito el proceso, "..., no ha habido ningún avance en la negociación con las empresas a pesar de la reunión técnica celebrada en la tarde de ayer en la sede del CES. Las empresas no se comprometen a mantener en sus puestos de trabajo a sus actuales trabajadores portuarios, ni aportaron los datos que se comprometieron entregar a los sindicatos y al Presidente del CES para justificar los supuestos excedentes de las plantillas en cada puerto".

El Gobierno todavía tendría hasta el día 26 de marzo para aprobarlo, pero tendría que ir dilatando los plazos de su presentación al Congreso de los Diputados. El RD ya figura en la agenda en el pleno del día del 9, con lo cual su retirada del mismo es un serio contratiempo para el Gobierno, pero preferible a tenerse que enfrentar a la pérdida de prestigio, de un revolcón parlamentario.

Los nervios en el Ministerio de Fomento se exhibieron a lo largo del miércoles al agarrarse el ministro a un acta de la reunión entre Anesco y los sindicatos del martes 28 carente de verosimilitud.

El acta de una reunión, que se supuso larga, pero que apenas pasó de 45 minutos de 3 horas de presencia en el CES, supuso la confirmación de la desesperada situación del Ministerio de Fomento, del Gobierno y de Puertos del Estado, que veía que Anesco no estaba dispuesta a negociar nada sin antes ver el Real Decreto convalidado. 

sin una muestra de negociación clara, la dinámica puesta en marcha por el propio Ministro de derivar la solución en una negociación del convenio, a la que se agarraron los partidos políticos en su exigencia de reclamar signos visibles de negociación y de resultados, empezó a inclinar la balanza en contra del Real Decreto y a favor de los sindicatos.

Las declaraciones del ministro pasaron a solicitar que se estuviesen reuniendo los sindicatos y la patronal todos los días, cuando en quince días solo había habido dos reuniones. A este se añadió, que el miércoles por la tarde Anesco tras una reunión con Coordinadora constató que esta dinámica de verse envuelta en una negociación, cuando lo único que le cabía era esperar a la convalidación del Real Decreto, no le convenía, y que a ellos también les convenía apurar la situación de un gobierno débil, reclamando más pagos por los pasivos sociales superiores a los 20 días que fija el Real Decreto.

Anesco hizo entonces saber al Gobierno que no podía acceder a su petición de garantizar el empleo a los estibadores sin ayudas oficiales mayores a las contempladas en el Real Decreto.

Para rematarlo, Anesco envió un comunicado a primera hora del jueves, reafirmando esta postura. Haciendo visible su rechazo a la presión del Ministerio, con el que ha tenido serias diferencias.

A lo largo del día, el Ministerio siguió haciendo presión, pero incluso PIPE, la patronal de empresas estibadoras más representativa de los intereses de los terminalistas y no de las navieras, hay que recordar que en ella está Noatum de JP Morgan, pero no Maersk, presionó para no aceptar la subrogación y exigir al ministerio que "liderase el proceso".

Al final, el Gobierno ve como todos se están volviendo en contra suya. Por supuesto, Coordinadora, el mayor sindicato, pero también las centrales sindicales mayoritarias UGT y CC.OO, con Toxo y Álvarez a la cabeza, que para sorpresa del Gobierno se han aliado sólidamente con los estibadores de Coordinadoras, a pesar de pensar que podían verse desunidos por las diferencias salariales. 

Pero también ha tenido que ver como Anesco, a pesar de haber aprobado el Real Decreto en Consejo de Ministros y de haberlo enviado al BOE, tampoco seguía al pie de la letra sus ideas y acaba volviéndose en contra del Gobierno y pidiéndole, por un lado, liderazgo, y por el otro, más dinero. El remate vino de PIPE, la patronal a la que han considerado su más fiel aliado, que también ha acabado desembocando con reproches al Gobierno.

En el lado político, ha visto como Ciudadanos se ha vuelto en contra del Partido Popular, cansado de ser ninguneado, a la primera ocasión que ha comprobado que el PSOE no le iba a hacer la pinza con el PP, y una vez que Susana Díaz quemó las naves, alineándose sólidamente con los sindicalistas, Albert Rivera, a pesar de que en su programa político era el único que llevaba claramente la reforma de la estiba, anunciaba que iba a votar en contra del Gobierno. 

A estas horas el Gobierno no sabe si anular la visita de la Comisaria Bulc el lunes próximo, ya que la comisaría que se acaba de enterar va a acudir a Madrid a perder no una, sino dos votaciones, la española y seguramente la belga, ya que optimistamente ha unido la solución en España para presionar al socialista gobierno belga a tener una solución como la nuestra. 

Las críticas no se han hecho esperar Vicente Boluda el presidente de AVE, la asociación de empresarios valencianos, y relevante naviero y empresario del remolque criticó ayer sin nombrarlo al presidente de Puertos del Estado, "el responsable tiene nombre y apellidos", antes había dicho que no se podía "enviar al bombardero a bombardear".

En Puertos del Estado han empezado a rodar cabezas, el responsable de la estiba el subdirector Javier Gesécambiará de puesto, en una remodelación de varios directores que implica a Julio de La Cueva, Javier Santodomingo y Enrique Tortosa.

Mientras pues hay otras crisis en AP. Puertos como Gijón han aplazado tres veces su consejo de administración, tras la revelación de que se amaño el proyecto del Musel y el de Valencia ha aplazado su comité de servicios portuarios que quiere bajar las tarifas de los remolcadores. El presidente de Las Palmas es investigado por la Comisión de Conflictos de Hacienda.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu