domingo, 26 de febrero de 2017

¿Y ahora qué? El PSOE bloquea la reforma de la estiba y pone al Gobierno en apuros

El grupo socialista confirma que rechazará el decreto ley aprobado este viernes. Solo cambiará de opinión si el gobierno encuentra una formula para garantizar el empleo de los estibadores

El Confidencial 25/02/2017
Susana Díaz con estibadores del Puerto de Algeciras

Ya llevamos veinte días de guerra en los puertos... Y los que quedan. El PSOE no tiene ninguna intención de apoyar la reforma de la estiba en los términos en los que está planteada. Así lo confirma el diputado socialista de Fomento César Ramos, muy crítico con la negativa del Ministerio a modificar el real decreto ley que finalmente se ha presentado este viernes. Con este texto, el Gobierno pretende liberalizar un sector tradicionalmente monopolístico y cumplir así con la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia, pero los grupos parlamentarios no van a ponérselo fácil. Si el Congreso no lo convalida, sus planes se quedarán en un intento frustrado.
Las condiciones del PSOE coinciden con las de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar, que no desconvocará las tres semanas de huelga (en días alternos) previstas a partir del 6 de marzo a menos que el Gobierno incorpore al texto los frutos de las negociaciones entre patronal y sindicatos. En concreto, los estibadores exigen que las empresas se comprometan asubrogar al 100% de la plantilla en las mismas condiciones económicas, es decir, con sueldos que a menudo oscilan entre 60.000 y 100.000 euros brutos anuales. Y lo quieren ver por escrito no solo en el nuevo convenio que están negociando, sino en la ley. El ministro de Fomento ya ha dejado claro que eso no puede ser porque la Comisión Europea lo impide, si bien los socialistas no terminan de creerse su versión.
“Tengo mis dudas. ¿Me estás diciendo que el Gobierno tiene en sus manos una liberalización brutal del sector pero no puede garantizar las condiciones laborales?”, plantea Ramos en declaraciones a este periódico. El diputado socialista cree que Fomento busca la “justificación permanente” en Bruselas cuando quizá debería plantarse ante la Unión Europea. “A ver si vamos a pensar más en la multa de 21 millones que en mantener la paz social. Esa cantidad es insignificante en comparación con lo que podemos perder si se mantiene el conflicto en los puertos”.
"La multa es insignificante en comparación con lo que podemos perder si se mantiene el conflicto"
Íñigo de la Serna, por su parte, pide responsabilidad a los grupos parlamentarios para que no pongan palos en las ruedas de la tramitación. La opinión pública “no entendería que no se aprobara una ley para cumplir con una sentencia europea” que puede traducirse en una sanción de 134.000 euros por cada día de retraso en el cambio de modelo. “Este importe saldría del bolsillo de todos los españoles”, recuerda. El PSOE contraataca contra un gobierno que “ni siquiera se sienta en la mesa de negociaciones" y envía a un mediador sin capacidad para tocar una coma del texto. El presidente del Consejo Económico y Social, Marcos Peña, es la persona designada por Empleo para facilitar el diálogo entre la patronal y los sindicatos. Ambas partes volverán a reunirse el próximo martes, día en el que las empresas precisarán cuánto personal necesitan en cada puerto.
El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, junto al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. (EFE)
El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, junto al ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. (EFE)

Sin apoyos a la vista

“Lo que es irresponsable es esa actitud del ‘esto es lo que hay’ tras dos años de inacción política”, apunta Ramos en relación con la primera sentencia europea, fechada en 2014. En su opinión, el PP tuvo “tiempo de sobra” para meter mano al sector de la estiba y cumplir con Bruselas, pero no lo hizo porque las elecciones generales estaban a la vuelta de la esquina. Los diez meses con un gobierno en funciones también influyeron en esta y tantas otras reformas pendientes.
El PSOE no es el único partido que rechazará el real decreto ley a no ser que Fomento "encuentre una fórmula para garantizar los puestos de trabajo y las condiciones laborales”. Unidos Podemos ya dejó claro su ‘no’ cuando sus miembros respaldaron en público a los estibadores. Ciudadanos lo deja en el aire. “No podemos pronunciarnos sin ver el real decreto ley. Aún no tenemos una postura definida”, explican fuentes de la formación naranja. Su líder, Albert Rivera, habló con el ministro de Fomento para aplazar la reforma una semana (como así sucedió) y se mostró a favor de cumplir la sentencia europea, como hiciera la socialista Susana Díaz.
No obstante, la presidenta de la Junta de Andalucía critica que el Gobierno haya recurrido al “ordeno y mando” a la hora de aprobar el real decreto ley, pues considera que no ha negociado con nadie. Es más, Díaz dio a entender a los estibadores que su grupo estaba decidido a bloquear el texto. Si el PSOE no da su brazo a torcer o no se abstiene, la reforma tiene un futuro muy negro en el Congreso. Incluso aunque los demás partidos acaben votando a favor.

Entonces... ¿qué?

La última bala de los estibadores está en las enmiendas. Solo así podrían introducir cambios en la ley para que esta les garantice que cobrarán lo mismo que ahora y conservarán sus puestos de trabajo. Para que eso ocurra, el Congreso debería solicitar que el R/DL se tramite como un proyecto de ley donde dichas enmiendas tengan cabida. El PSOE no es partidario de esta vía porque complicaría un proceso ya difícil de por sí.
El Gobierno tiene la opción de retirar el actual decreto ley y “presentar otro donde se incluyan las modificaciones”, sugiere el diputado socialista sobre Fomento. “Las fórmulas existen. Si las encuentran, lo apoyaremos”.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu