lunes, 13 de febrero de 2017

Reunión fallida en el Ministerio que solo sirve para dar 72 horas para contrapropuestas.


Puertos: Tensa espera con las espadas en alto. Los sindicatos reclaman que la Comisión se siente a negociar.

Puertos y Navieras 13/02/2017



La reunión del pasado viernes terminó sin acuerdo, breve y agria y con malas caras, sindicatos, Anesco y Ministerio, con la ausencia del ministro escenificaron su desencuentro. La reunión tardíamente convocada tras la reunión de los líderes sindicales Toxo y Alvarez con De la Serna y Fátima Bañez no sirvió nada mas para darse un nuevo plazo cortísimo y el ministerio deslizar que el 17 publicará el RD y reafirmarse en su texto ( ver texto completo) y en las líneas rojas puestas por Bruselas. Los sindicatos reclamaron pruebas de las líneas rojas y que las Comisión se sentase a negociar lo cual fue pronto negado por el secretario de estado Gómez Pomar.  El martes han quedado en volver a reunirse con las contrapropuestas de los sindicatos.

El secretario de Estado, Gómez Pomar se presentó con Carmen Librero la que en su día acabo con los controladores, y flanqueado por los nuevos miembros del equipo de De La Serna, Llorca y Morillo estuvieron en segundo plano.

 El secretario de estado llego solo a ofrecer negociar dentro de lo "que permite Bruselas" y en un plazo perentorio que acaba el martes, el 17 se propone publicar el RD, practicamente como está ese fue el mensaje. 

Los sindicatos trabajaron durante el fin de semana una contra propuesta pero velan armas y preparan acciones para parar los puertos largo tiempo tras el 17. La tensión no ha bajado aunque se trabaje en los puertos Valencia firmo la propuesta de Coordinadora y recuperó la normalidad pero es una tregua donde las partes se rearman.

Ante las repercusiones económicas que ello tiene sobre el estado español, tal y como recordó el secretario de estado de infraestructuras, Julio Gómez-Pomar: "El tiempo se está agotando y tenemos presión de la Comisión para que se cumpla la sentencia". Gómez-Pomar añadió que "España tiene una sanción de 27.000 euros diarios desde julio de 2016, que podría llegar a elevarse hasta los 134.000 euros diarios si no se cumple con los tratados europeos". 

 Por su parte, los sindicatos dicen apoyarse en 18 empresas que, según aseguran, se han puesto de su parte o, al menos, del lado de la negociación y el acuerdo. Así lo afirma  Coordinadora: "Las empresas han firmado el acuerdo de reforma de la Ley de Puertos, motivada por la sentencia del Tribunal de Luxemburgo, consensuado con los estibadores. Recordamos que este documento es el negociado entre la ejecutiva de Anesco y la de Coordinadora, además de los otros sindicatos con representación en el sector, que finalmente no ratificó la asamblea de la patronal por la irrupción del ministro de Fomento y su Decreto antes de que culminara el proceso negociador.".

El principal obstáculo para el acuerdo parece el empeño sindical por crear un registro de trabajadores portuarios algo que, según el secretario de estado, "no es posible" y va en contra de la sentencia de Bruselas.

Fomento ha dicho que está dispuesto a negociar pero solo lo que la Comisión no considera lineas rojas.

Según calcula El Confidencial, "cada jornada de paro puede tener un coste para las empresas operadoras de cerca de 50 millones de euros. Pero alcanza también al conjunto del sistema productivo. Para explicarlo gráficamente y que se entienda la trascendencia del tráfico marítimo, ya no se trata solamente de que durante tres días se echen a perder los mangos que deberían haber llegado al estante de Mercadona, sino que implica retrasar también la llegada de componentes importados para la fabricación de coches en la factoría de Ford en Almussafes (Valencia) o de PSA-Citröen en Vigo, por poner dos ejemplos. Y todos esos retrasos valen dinero, cientos de millones de euros si se acumulan en el tiempo y el conflicto se enquista".

El propio Antolín Goya reducía el conflicto a "un ERE encubierto, pagado con fondos públicos, que creará un modelo en el que las empresas tendrán capacidad de libre contratación e indemnizarán el despido del personal actual con fondos públicos". Antolín dijo que los bajos rendimientos se debían a la falta de ánimo de los estibadores.




"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu