lunes, 13 de febrero de 2017

LA EXCUSA DE BRUSELAS Y LA AMENAZA DEL 17 DE FEBRERO

El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, continúa escudándose en la Comisión Europea para sacar adelante el Real Decreto que fulmine a los estibadores de los puertos españoles, al menos tal y como trabajan en la actualidad. De la Serna, en un acto ayer, afirmó que todas las peticiones de los sindicatos respecto al cambio del modelo han sido rechazadas por Bruselas, porque entienden que no se ajustan a la sentencia de Luxemburgo. 


Naucher 10/02/2017
Para el ministro, la principal petición de los sindicatos, la de mantener un registro profesional de trabajadores, “no se puede admitir”. Asimismo, tampoco sería admisible la creación de Centros Portuarios de Empleo (en sustitución de las sociedades de estiba actuales) como sociedades de contratación exclusivas. El ministro, a propuesta de Puertos del Estado, apuesta por un equivalente portuario a las empresas de trabajo temporal… es decir, el ministro apuesta por la precarización del empleo de los estibadores. Muy en la línea de lo que ha venido haciendo el Gobierno del Partido Popular en los últimos años de mandato.
Esta mañana vuelven a reunirse las partes enfrentadas. Por el momento, el ministerio está utilizando a sus voceros dentro de la prensa generalista para enturbiar el ambiente y enarbolecer a aquéllos que están en contra de los trabajadores, aunque también hay medios de comunicación sectoriales que les siguen el juego. De no mediar solución el Real Decreto podría ser publicado en el BOE el próximo sábado, 18 de febrero y entrar en vigor al día siguiente. El ministro ha amenazado con llevarlo al Consejo de Ministros el viernes de la próxima semana.
Dice De la Serna que quiere negociar y dialogar, pero se equivocó desde un primer momento enviando a Llorca a Bruselas para presentar la propuesta del ejecutivo. Decía Antolín Goya, líder de Coordinadora, que es como que el lobo cuide a las ovejas… y no le faltaba razón al canario.
Antolín hablaba ayer de filtraciones interesadas, sobre todo a través de redes sociales, donde se están cociendo las guerrillas. Por su parte, el ministerio ha enviado topos (informadores) a las asambleas de los trabajadores y sabe, al menos a grandes rasgos, de qué pie cojean. Mientras tanto, se ha filtrado también el documento del Real Decreto [esta vez no ha sido NAUCHERglobal, Sra. Miquel, atrévase ahora a demonizar a quien sí lo ha hecho], en un documento que está firmado por el responsable del gabinete jurídico de Puertos del Estado, José Antonio Morillo. Hasta hoy hemos preferido no publicarlo, pero lo tienen adjunto en pdf y en este enlace.
Así, el Decreto plantea dos opciones: por un lado "que sean las propias empresas estibadoras las que, pudiendo contratar libremente trabajadores permanentes o temporales, gestionen las oficinas de empleo que han de suministrarles su mano de obra y organicen la formación de esos trabajadores" o, por otro lado, "crear una reserva de trabajadores gestionada por empresas privadas, que funcionen como agencias de empleo temporal y que pongan trabajadores a disposición de las empresas estibadoras". No soy jurista, pero ambas opciones representan una petición de los trabajadores, aunque con el nombre cambiado y despidiendo a los que ya trabajan.
En el segundo punto de la Exposición de Motivos, el Decreto habla de que exista un período transitorio de tres años para fulminar las Sagep (siete piden los trabajadores) y, sin decirlo, habla de que la Administración se haga cargo de los despidos, en su caso las Autoridades Portuarias. Fuentes sindicales han hablado de unos 400 millones de euros que saldrían de las arcas de los puertos. Uno se pregunta si entra dentro de los cauces de legalidad que la Administración se tenga que hacer cargo de más de 6.000 despidos con el dinero de todos. No lo veo. Por otro lado, ¿las Autoridades Portuarias ya están de acuerdo en hacer frente a las indemnizaciones causadas por las posibles extinciones de las Sagep’s? ¿Ningún presidente portuario se va a quejar por tener que asumir un regalo envenenado de José Llorca?
El Gobierno invita, además, a las compañías a salir de las sociedades de estiba. No lo hace mediante el Decreto –sería cometer un acto ilícito- sino que lo hace mediante la misma presión que ha llevado a que la patronal Anesco no haya emitido una opinión respecto al decretazo… Miedos a perder la parte del pastel y la ampliación de las concesiones en los puertos y excesivo caso a lo que marca una sociedad financiera como JP Morgan.
Por el momento, son 18 las empresas que se han aliado con los trabajadores, a las tres anunciadas ayer (APM Terminals Algeciras, TTIA y BEST) se han unido 15 empresas más: del puerto de Barcelona, Grimaldi Lines, Balearia, Comas y Ribas, Ergransa, Hijo de José Masiques, Sammer, Setram; de Castellón, Terminal Marítima del Grao; de Gandía, Navarro y Boronad; de Valencia, Valencia Terminal Europa, de Las Palmas, La Luz Market y Gedesport Atlantic y de Lanzarote, Terporlanz, estibadora los Mármoles y terminal Marítima de Arrecife.
Sería muy raro que los servicios jurídicos de todos los sindicatos implicados, además de los de las empresas firmantes del documento se equivoquen y planteen un documento de consenso que no se rija por la normativa comunitaria… más que raro resultaría impensable que los miles de personas implicados en el proceso de diálogo cometan errores y que el ministerio de Fomento y Puertos del Estado no.
Veremos qué ocurre tras la reunión de hoy… pero podría darse el caso de que el conflicto vaya a más y se produzcan situaciones cuanto menos inquietantes antes de los tres días de huelga ya anunciados. Por el bien de los trabajadores, las empresas y del conjunto de la economía española, esperemos que el ministro haga gala de su talante de hombre de diálogo con el que llegó a la cartera de Fomento.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu