martes, 28 de febrero de 2017

El apoyo del PNV a la liberalización de la estiba tiene precio: 30 millones de euros

  • La formación jeltzale exige que sea el Ministerio de Hacienda y no los propios puertos quienes asuman el coste de la indemnización a los trabajadores

    El Correo 27/02/2017

    El Partido Popular busca el respaldo del PNV para convalidar en el Congreso el decreto ley que el Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes con el objetivo de liberalizar definitivamente -ya veremos- los trabajos de estiba en los puertos españoles. La formación jeltzale, que comparte el fondo del asunto y los objetivos que se persiguen, ya ha puesto precio a sus votos. Aproximadamente unos 30 millones de euros. Es el coste de la liquidación de las antiguas sociedades de estiba y de la indemnización que deben recibir los trabajadores. El PP pretende que sea cada uno de los puertos. El PNV exige, a cambio de su respaldo, que los asuma el Ministerio de Hacienda, ya que de lo contrario los puertos de Bilbao y Pasajes verían reducida su capacidad de inversión en los próximos años. El coste para ambos puertos es de 25 millones en el caso de Bilbao y de 5, aproximadamente, en Pasajes.
    El proceso es de sobra conocido. La Unión Europea ha conminado a España a que normalice la situación de los trabajos de estiba y desestiba en sus puertos, hasta ahora gestionados bajo una falsa apariencia de empresas privadas y de libre mercado. El Gobierno de Mariano Rajoy lo hizo el pasado viernes mediante un decreto ley, que hace saltar por los aires la antigua estructura empresarial de este sector, pero ahora debe convalidarlo en el Parlamento, en el plazo aproximado de un mes, para que esa 'ley provisional', el decreto, se convierta en una 'ley definitiva'. Los populares gobiernan en minoría, sin pactos estables, de ahí que para convalidar ese decreto necesitan buscar apoyos extra, al igual que sucede con los Presupuestos Generales del Estado. La primera opción, recabar el apoyo del PSOE, parece condenada al fracaso, de ahí que los populares hayan sacado la calculadora y estimen que si tienen el respaldo de Ciudadanos, PNV, Coalición Canaria y algún 'votillo' suelto por ahí, el asunto está superado.
    Visto desde el lado de la Administración central da más o menos lo mismo en el asunto del coste de la liquidación de las antiguas sociedades de estiba. Los puertos de interés general son competencia del Estado, de ahí que se puedan considerar como empresas 'filiales'. Bajo ese prisma, que los millones salgan del balance de los puertos o del Ministerio de Hacienda tiene una apariencia neutra. Pero cada uno defiende su pequeña parcela. De entrada, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, prefiere que el coste lo asuman los puertos porque eso deja el problema económico en manos del Ministerio de Fomento -allá se las componga Íñigo de la Serna- en vez de situarlo en su particular cuenta de gastos. Para el PNV, que arrancó a José María Aznar la competencia de nombrar a los presidentes de los puertos de Bilbao y Pasajes para el Gobierno vasco y con ello controlar en gran medida la gestión, tampoco es lo mismo una cosa que otra. «Hay 400 empresas en el Puerto -decía hace unos días el máximo responsable de la institución portuaria vizcaína, Asier Atutxa- ¿por qué vamos a hacernos cargo de la liquidación de una ellas?». Y es que Atutxa no quiere esa pelota en su tejado y prefiere que la factura la pague Hacienda. Y... que allá se las componga Montoro.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu