lunes, 16 de enero de 2017

Surfear la ola. La insoportable blanda actividad.



18 meses de inactividad seguidos de más de lo mismo. Ni cogestión, ni inversiones, ni reforma. 

Puertos y Navieras 16/01/2017
Por los fareros.


El nuevo Ministro, Iñigo de la Serna, ha empezado como todos con intentar proyectar su gran actividad: ronda de Comunidades Autónomas, buenas palabras para todos, promesas de nuevas y más inversiones en los puertos y por último que cumplirá la reforma de la estiba. 

El ministro ha dado a conocer sus planes de inversión incluso para la legislatura. Si no fuese por la falta de conocimientos de la prensa general, a la que se acude por que reproduce cualquier cifra, y de la sustitución de la prensa especializada por otra cosa distinta al periodismo, más cercana al hogar de beneficencia; la insoportable sensación de seguir igual no habría pasado desapercibida.

La ministra Pastor se aferraba al cargo, como su gobierno, cual náufraga incansable que intentaba sobrevivir a una crisis que se la podía llevar por delante, el nuevo ministro parece más bien que "surfeará" legislatura abajo, asistido por partidos que nada quieren hacer, hacia un destino mejor.

Ni habrá nueva gobernanza portuaria, cogestión, ni iniciativas parlamentarias, ni las inversiones serán lo que se dice, y la reforma de la estiba no será ni lo que alguna vez se pronosticó.

Para empezar tanto las cifras de tráfico pronosticadas para el año 2017 como las inversiones, sobre todo las privadas pecan del voluntarismo más simplón, apto para ser creído y reproducido por almas que no hacen una suma antes de transmitirlas.

A pesar de que el año 2016 ha exhibido una ralentización del ritmo de crecimiento en los puertos españoles con un magro 1%; para el año 2017 se pronostica cuadriplicar este crecimiento hasta el 4%, dando un salto hasta las 529.000 millones de toneladas.


INVERSIONES

El Estado prevé invertir, y así lo ha presupuestado, 800 millones de euros desde los 419 del año 2016. La cantidad está concentrada en accesos ferroviarios a los puertos, donde se contabiliza todo lo presupuestado pero nada se dice sobre lo que se va a desembolsar en 2017

La novedad relevante son los 95 millones para el túnel del acceso ferroviario al nuevo puerto del Ferrol, que ha tenido la oposición de varios puertos como Barcelona o Algeciras, por considerar que es poner dinero sobre un puerto que lleva 5 años vació. Lo mismo se puede decir del acceso a la Cabezuela en Cádiz, 20 millones, y la eterna contabilización de los 149 Me. de Barcelona.

Así las cosas las inversiones son accesos ferroviarios que están muy bien pero que se desarrollarán en varios años y que tardarán en ser rentables. Nada revolucionario.

Más voluntarista son las cifras de inversión privada

Esta se pronostica en 978 millones, otra vez casi duplicando la cifra más que "teórica" que se ha invertido en el año 2016. Ni para la cifra de 2016 ni del 2015 hay un soporte documental.  

El ministerio y el Estado se hace trampas en el solitario, con la ayuda de Puertos del Estado. Este tema de la inversión privado-pública, estas inversiones privadas en los puertos, son exageradas.

El caso es que además estas inversiones privadas se ligan a las autorizaciones de ampliaciones de plazo concesionales, de las cuales el ministro dijo que hay 350 recibidas, pero que se sepa pasan poco de la docena las aprobadas.

Esto no solo conduce a una manifiesta exageración, sino que además trata de ligar este estupendo aumento de inversión privada al éxito de la reforma de la Ley 8/2014 sobre ampliación de plazos concesionales. Ponerle cifras a este ejercicio legislativo solo sirve para autoengañarse.

En cuanto a la reforma de estiba, ya ni se promete una reforma, solo lo que nos permita Bruselas.

En cuanto a una nueva gobernanza portuaria acorde con las autonomías, el concepto de Cogestión lanzado por el ministro, parece que ahora por casualidad, pronto ha sido desmentido por Puertos del Estado.

Se seguirá así con una legislación que no previa en absoluto el pacto del Majestic que cedió la presidencia de los puertos a las autonomías. Una legislación anquilosada y poco moderna. Una legislación disfuncional.

En total si tras que la política portuaria se detuvo en junio de 2015 y ahora se recetan otro tiempo de blanda actividad pronto se podrá decir que desde junio de 2014, con la Ley 8/2014 sobre plazos concesionales nada se habrá hecho legislativamente.

Nada más que surfear la cómoda ola de la supuesta mejoría económica y la cómoda minoría parlamentaria. Ya veremos donde conduce.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu