martes, 17 de enero de 2017

Las claves de la estiba. El jarrón chino.


Coello. Gómez-Pomar. Llorca. Theologitis.

Puertos y Navieras 18/01/2017
Por los Fareros.


La reforma de la estiba ha entrado en una zona clave. Tras apartar a Coello de la negociación, Anesco presentará el 19 a las 9 horas, a Coordinadora una propuesta de consenso. Esta propuesta tendrá el plácet de Fomento, y de Maersk/2M. El artífice puede ser el que hasta ahora han querido considerar interesadamente un jarrón chino, que sin prisas no parece en nada agobiado por las circunstancias.

Porque en primer lugar, la premisa de que Bruselas nos multará, no es real. Bruselas, es decir la Comisión, pedirá aquello que se le diga desde Madrid que es posible pedir. Otra cosa es que los funcionarios de la Comisión y los funcionarios españoles hagan solitarios entre ellos. Y mucho más, porque la sentencia de la estiba en su fallo no es decisiva, en cuanto a una reforma amplia en el sistema de la estiba en España.

Otro aspecto que se está despejando viene de la mano de la dimisión de Coello. Las diferencias de intereses dentro de Anesco han acabado de aflorar. 

La unidad de Anesco en este tema, no era sostenible. Ya aparecieron las desavenencias entre grandes y pequeños operadores de la estiba. Eso fue hace tiempo, protagonizada por operadores gallegos, pero la dicotomía importante está entre los grandes terminalistas que son dueños del movimiento de las cargas de aquellos que son independientes. Entre Maersk y MSC, que manejan sus propias terminales, y los terminalistas, que se manejan de forma independiente. Pero sobre todo terminales automáticas y que no lo son.


Noatum (Coello), está en desventaja en estas negociaciones, frente a Maersk y MSCHutchison, el operador chino-hongkonés, está en una situación parecida, pero de mucha menor debilidad, tanto por el respaldo de sus compatriotas como por tener una red mucho más amplia. 

Que hayan tenido que aflorar por la vía de dimisiones, de los vicepresidentes de Anesco ante su presidente para forzarle, muestra estas diferencias que siempre han existido, pero que ahora se hacen más relevantes al final de la carrera por ver qué reforma de la estiba sale del Gobierno español, porque dependiendo de lo que se le diga y se le pida al Gobierno español, este irá a Bruselas y logrará una nueva negociación. 

Y la reforma en su ajuste fino no afectará a unos igual que a otros, dentro de los mismos grandes terminalistas de contenedores.

Otra premisa que se va despejando es la de la figura del Presidente de Puertos del Estado en la negociación. En su momento, el Real Decreto Llorca, como así se llamó, muy liberalizador al parecer le supuso el apartamiento en la negociación. Lo que se dijo entonces fue que era una exigencia de Coordinadora, que no lo quiere ni ver, si pero conveniente. Sin embargo, mucho se prestó atención a que se le apartaba a él, y menos a quién ocupaba su lugar. 

Lo relevante no es que Llorca pasase a un segundo plano, por lo menos en la imagen, sino que el Secretario de Estado, Julio Gómez-Pomar, entrase en este tema. Relevante para el asunto es la aparición de Julio Gómez-Pomar negociando con los interlocutores empresariales, su papel jugó en lo de Aena. Siempre discreto.

Aquí se suministró adecuadamente que Gómez-Pomar era un jarrón chino, premisa falsa.

La figura de Llorca como un halcón en la negociación de la reforma no es tampoco sostenible, los funcionarios que atienden a instrucciones desde arriba, lo que pasa es que las que recibe son pro empresas. 

La clave, tanto de Coello como de Gómez-Pomar está en Barcelona. Coello representa a Noatum, pero también debía de representar a los intereses de Hutchison. ¿Los interpretó bien? Se defendía bien a Hutchison. (Por no decir a la otra olvidada terminal semiautomática la coreana TTIA, de Algeciras, cada día más cerca de ser china). A Gómez-Pomar le ha tocado la misma interlocución.  Ahí la clave.

Esto aflora que la negociación, en su parte más compleja, está en los terminalistas, que sufren más, y que por otro lado, tienen más expectativas de que la cosa mejore por la vía legislativa, ahí está el núcleo del juego.

Algunos ni dentro ni fuera se enteran. ¿Pregúntense por qué el hongkonés no necesita moverse desde su alta atalaya, hacer gestos ni aspavientos?  

Mientras algunos en Anesco se desgastan en idas y venidas. 

Se dimiten, se sientan y desientan, con Coordinadora. Se atemorizan.

¿Y por qué otros no se despeinan?

A todo estos un poco de tranquilidad zen de los que dominan les vendría bien. Y una clase china de partir bacalao también.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu