miércoles, 11 de enero de 2017

El mantra de "Lo que admita Bruselas", en la reforma de la estiba

Una cosa es lo que quiera Bruselas y otra lo que se quiere que quiera Bruselas.

Puertos y Navieras 11/01/2017
Editorial

El ministro de la Serna reveló el lunes algo que todo el mundo sabe, y que se repite como un mantra, como una rima. Que el cumplimiento de la sentencia de la estiba depende de lo que la Comisión Europea admita. Esta afirmación de que todo el proceso está al albur de lo que la Comisión Europea admita, no encierra toda la verdad.

La realidad es que a Bruselas van en peregrinación cada poco los sujetos activos, o grupos de interés, de la negociación de la sentencia. Lo que los ingleses llaman "stake holders", a los que les afecta.

Miembros de la patronal de Anesco, su presidente, miembros de Puertos del Estado y su presidente, miembros de Coordinadora y su cúpula, miembros de empresas navieras e importantes cargos. Una pléyade de los interesados en la solución final de este asunto, van a Bruselas a intentar condicionar eso que el ministro ha dicho "lo que permita Bruselas".

El caso es que lo que permita Bruselas está sometido a diferentes tipos de interpretaciones y, como Bruselas sabe que su criterio es poco preciso, también se deja querer con las idas y venidas y las especulaciones. En Bruselas hay halcones y palomas, funcionarios amigos de funcionarios aquí y no tan amigos, y luego están los políticos, la Comisaria, y sus colegas en el Colegio de Comisarios. 
Este es un problema del sistema judicial de la Unión Europea que da protagonismo al denunciante, al fiscal, que es la Comisión, en la resolución final de los conflictos. Esto pone en marcha una serie de negociaciones en todos los casos que pueden ser modificadas o manipuladas en uno u otro sentido.

El problema es que la Comisión no tiene claro qué es lo que quiere de la sentencia de la estiba.

Aquí cada cual se saca una interpretación de la sentencia. Europa no tiene claro en qué sentido ir con la estiba en los puertos europeos y ya ha tenido dos ocasiones para modificar la ley mediante un reglamento.

Así las cosas esto da para mucho, para que los halcones de Anesco, el Gobierno y otras instancias, sus miembros más liberales, quieran forzar a la Comisión a que exija una reorganización profunda de la estiba. De esto se acusa a Joaquim Coello porque ha ido a Bruselas compartiendo poco con los demás cuáles eran sus intenciones y resultados.

Parecido fraccionamiento se da en el gobierno español y en concreto de Puertos del Estado, que inclinándose en los intereses de algunos lobbies empresariales quiere diseñar una reforma de la estiba más liberal.

Con estos dos ejes o arietes más la inclinación de Bruselas a una liberalización mayor de la que dispone la sentencia se encuentran tres fuerzas importantes que operarían en el sentido de una liberalización mayor o completa de la estiba en España.

El problema es que en el otro bando se encuentran los poderosos sindicatos, Coordinadora y sus socios internacionales. Una parte del gobierno español, como cualquier gobierno, que no quiere muchos líos. Y por último, la Comisión Europea no en grado de funcionarios, pero sí a nivel político, de la Comisaría y del consejo europeo de ministros, que tampoco tiene muchas ganas de armar follón.

Así las cosas se presiona por un lado o por otro para que lo que exija Bruselas satisfaga los intereses de unos y de otros.
El caso es que ahora que los funcionarios de la Comisión misma están agotados de tanto ir y venir, está menos claro que Bruselas presione enormemente.

Pero eso no importa tanto da que Bruselas presione como que aquí se haga parecer que Bruselas exige una liberalización completa. La clave es convencer al funcionario de turno para que, por lo menos hasta que no trascienda al nivel político de la Comisión y de Bruselas, las exigencias sobre la liberalización de la estiba en España sean máximas. De esa forma el gobierno español se ve obligado a realizar una negociación más dura y con ello se puede justificar planteamientos más radicales.

El problema de todo esto es que se necesita el concurso de los sindicalistas y, como ya se ha visto en Bélgica, si no se les ofrece a los sindicalistas todo lo que quieren, no hay nada que hacer.

Podría haber una reforma amplia de la estiba en España, siempre y cuando la cúpula de Coordinadora lo considerase aceptable y eso pasaría por dinero y mucho dinero. Dinero en forma de garantías económicas de sus remuneraciones actuales y futuras, y de jubilaciones generosas en su momento.

El problema es que en España son muchos los estibadores y muy jóvenes para poder mantener ambas cosas, es decir, el mantenimiento durante un larguísimo plazo de las remuneraciones y, después, de una salida generosa. Es decir, que la llamada solución de la reserva india, dicho con todos los respetos, que es una terminología que aceptan unos y otros, como la de los pata negra, respetar las condiciones de los que ya están dentro de los censos, significa una solución costosa para el estado..

Así las cosas, la otra alternativa que justamente no gusta a todos aquellos que van a presionar a los funcionarios de Bruselas para que haya una reorganización muy grande, es que se acepte la tesis de Coordinadora de dejar las cosas como están y aplicar una interpretación estricta de la sentencia, que, como se ha dicho otras veces, significaría casi casi dejar las cosas como están.

En esta situación el único que tiene todas las de ganar es el sindicato Coordinadora.

Ese es el problema. El problema no es que uno tenga que cumplir lo que permita Bruselas o lo que pida Bruselas, sino saberle pedir a Bruselas qué es lo que puede uno puede negociar en España.

Bruselas intentará pedir lo que la corriente política dicte en el momento, pero por lo que se ve su fervor liberalizador está de capa caída. En último caso admitirá lo que políticamente se pueda hacer, no más y en eso también está de capa caída. Sus mismas amenazas y plazos que luego negocia bajo mano no aplicar son muestra de su debilidad.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu