jueves, 26 de enero de 2017

El Acuerdo Aguirre-Goya se sostiene.


Abre la vía a un acuerdo sin precedentes.

Puertos y Navieras 26/01/2017

Evidentemente el pacto de Juan Aguirre y Antolín Goya para que, presionado Anesco con los paros de noviembre, se acercase a la mesa de negociaciones con algún incentivo y una salida digna para que no pareciese la rendición de Breda, sigue adelante, y su consolidación sorprende por que ha abierto una nueva via. Aunque no es concluyente, Anesco y las asambleas de estibadores de ayer miércoles 25 refrendaron seguir por esta vía Aguirre-Goya.

Aunque Anesco también ha tomado la decisión de cambiar los estatutos para cambiar la voz y los votos de cada uno de los componentes de la asociación y no estar dependiendo de los votos de los pequeños y aclarar que funciones tiene el presidente y el resto, poniendo además a elección todos los cargos. También tomaron al unísono la decisión seguir negociando con Coordinadora.

Estaba claro que la propuesta de Anesco, permitida por Goya y por Coordinadora, tiene el sentido de desbloquear una negociación que se había enquistado por llevarla parte de Anesco, por fuera de Coordinadora, tanto con el Gobierno como con la Comisión Europea.

Antolín y Coordinadora, y los estibadores en general, logran traer a la mesa a Anesco, y Anesco ha logrado que por primera vez se discutan abiertamente las condiciones que siempre se habían pasado por debajo de la mesa, aunque todo el mundo las conocía

Los estibadores de toda España están hablando abiertamente en asambleas de su futuro y de lo que ellos pueden hacer para asegurarlo, y esta vez con mucha menos crispación.

Ahora cabe el juego de que Coordinadora diga que algunas o muchas de esas propuestas deben discutirse a nivel de cada puerto, principio de subsidiariedad. Pero también Anesco ha abierto ese melón, ha recurrido rápidamente a que no se había consultado con todas las empresas estibadoras, o estas no se habían creído la negociación y no habían plasmado todas sus peticiones. Se abre así una nueva ronda de negociaciones, con todo, ya al menos sobre la base de unas conversaciones, si no más sólidas, sí más estables, y dirigidas a darle una solución.

Anesco gana que no le den un regletazo en los nudillos cada vez que pide algo por la vía de los paros de bajo rendimiento, y Coordinadora gana una legitimidad ante el Gobierno y la Comisión, que antes no tenía.

El primer efecto es que el Gobierno, que no se creía para nada que Anesco y Coordinadora se fuesen a sentar con vistas a llegar a un acuerdo,y que lo puedan lograr, ya ha desempolvado su propia propuesta para por lo menos no quedar atrás, aunque parte de esa propuesta es la de algunos asociados de Anesco, que van a máximos y que encuentran en algunos halcones del Gobierno a sus protectores o aliados.

Esta es la situación por la cual el pacto Aguirre-Goya, por el que muchos no daban un duro, esté dando lugar a un proceso que para sorpresa de muchos puede desembocar en que si Coordinadora tiene flexibilidad se logre un acuerdo y una paz social que nadie preveía en la estiba si se intentaba modificar su status.

De ser así España habría dado una lección al resto de países, los puertos españoles darían un gran salto adelante recuperando la confianza inversora.




"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu