jueves, 29 de diciembre de 2016

JOSE LLORCA PRESIDIÓ LA REUNIÓN DEL OBSERVATORIO PERMANENTE DE SERVICIOS PORTUARIOS

Reunión en Madrid del Observatorio Permanente de Servicios Portuarios. Preside el señor José Llorca, ratificado como presidente de Puertos del Estado por el ministro Iñigo de la Serna “para que se coma el marrón de la estiba” al decir del propio Llorca, cosas de la política. 

Naucher 29/12/2016

Y del lenguaje metafórico. Observatorio, según el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española es el “lugar o posición que sirve para hacer observaciones” y también el “edificio con inclusión del personal e instrumentos apropiados y dedicados a observaciones, por lo común astronómicas o meteorológicas”. Para Puertos del Estado, sin embargo, es el mecanismo de control remoto de las empresas y organismos que prestan los servicios que la ley establece como servicios portuarios. 
El observatorio de marras se constituyó en diciembre de 2012 para cumplir con el artículo 123 del texto refundido de la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante, una norma que apareció en el Boletín Oficial del Estado el 20 de octubre de 2011 y que también resulta en sí misma una metáfora pues lejos de ser un texto refundido es un texto refrito con numerosas ampliaciones, añadidos y novaciones. Caprichos de la política. Ya lo dijo el presidente Llorca, don José, en un momento de la reunión. Él es partidario de disponer de textos legislativos consolidados, nada de normas dispersas cuya modificación se hace incontrolable, siempre, claro está, que se disponga del necesario consenso parlamentario.
El pleno del observatorio, donde están representados Autoridades Portuarias, prestadores y usuarios de servicios portuarios, y representantes de los trabajadores, estaba previsto para el 12 de diciembre. Pero don José, que no pudo asistir a la reunión anterior, el pasado mes de junio, no podía estar presente ese día y tanta ausencia no era de recibo, de modo que se retrasó el encuentro hasta el 27 de diciembre. Era muy importante escuchar -u oír, que de todo hubo- al presidente del ente. Y así habló don José. 
  • Mostró su razonable satisfacción por la aprobación -aún a falta de la decisión del Consejo Europeo, prevista para el próximo enero- del Reglamento marco sobre el acceso al mercado de los servicios portuarios y la transparencia financiera de los puertos, ya que Puertos del Estado mantendrá el control sobre la política portuaria. Él, cada día más político.
  • Señaló el deseo de la mayoría de los grupos parlamentarios por aprobar este Reglamento comunitario que, al final, afirmó, satisface a todas las partes. Consenso y café para todos.
  • Admitió que el Reglamento no aporta nada nuevo a nuestra copiosa legislación dado que rige el principio de subsidiariedad, o sea que mejor mandar desde Madrid que desde Bruselas. ¿Funciona el tal principio en España? Bueno, depende, quizás, bien mirado… En todo caso habrá que adecuar la Ley de Puertos del Estado y de la Marina Mercante para incluir aspectos del Reglamento tanto en la estiba como en el régimen de acceso y prestación de servicios portuarios. Una oportunidad para reflexionar e introducir algunos cambios regulatorios. Algunos asistentes a la reunión se removieron en su asiento.
  • Avisó que pretende regular la estiba antes de que España sea nuevamente penalizada, en cuyo caso habrían de abonarse 15 millones de euros de sanción. Y apuntó una fecha límite para resolver este espinoso asunto: mayo – junio de 2017. Una pena que el decreto que tanto esfuerzo le había costado y que tan celosamente protegía saltara por los aires por culpa de la prensa canallesca.
  • Se refirió a una de sus debilidades, el servicio de practicaje, del que aseveró que el Reglamento lo ha dejado en una especie de limbo. Más metáforas.
  • El bunker, informó, pasa a ser un nuevo servicio portuario regulado. Poca broma. Levantará peajes a la implantación del suministro de gas en los puertos españoles, aunque no prevé adelantar la aplicación del Reglamento, o sea que se toma el margen de dos años para ventilarlo en el BOE cuando lo considere oportuno.
  • En su larga intervención -desde diciembre de 2015 no se hallaba en un foro tan variopinto- el presidente de Puertos del Estado tuvo tiempo de tocar aquí y allí. Difícil recordar todo lo que habló.
  • No considera necesarias mayores inversiones en al ámbito portuario, del lado mar, precisó, ya que existe margen para el crecimiento de los tráficos sin necesidad de nuevas infraestructuras. Las obras portuarias interiores deberán ser asumidas por los concesionarios. De Gijón señaló la eventualidad de tener que devolver las ayudas recibidas.
  • Continuará la tendencia a reducir las tasas portuarias (citó expresamente la tasa de la mercancía T-3).
  • Modificará las tarifas MARPOL para corregir los actuales desequilibrios derivados del menor ingreso que perciben los prestadores de este servicio por el reciclaje de productos recogidos. Introducirá un coeficiente corrector.
  • Favorecerá la igualdad de género introduciendo, en su caso, bonificaciones para la contratación de mujeres (citó expresamente a la estiba de Algeciras).
  • La prórroga de las concesiones avanza lentamente a causa de una insuficiente aportación de documental por parte de los concesionarios que la solicitan (50 solicitudes presentadas, informadas favorablemente 15).
  • Continuará con su generoso esfuerzo por generar la mayor competencia posible y por arñar la máxima competitividad de los servicios portuarios.
  • El observatorio, opinó, está cumpliendo sus objetivos (analizar las condiciones de competitividad en relación con los precios y la calidad de los servicios, y acordar las variables de competitividad sobre las que establecer recomendaciones) y ya dispone de información más madura en relación a los servicios técnico náuticos, practicaje, amarre y remolque. En pasaje y manipulación de mercancías, admitió, existen más lagunas.
  • Como lo peor de la crisis ya ha pasado, sostuvo, Puertos del Estado contratará nuevo personal, jóvenes y todo eso, a fin de dar un empujón a la redacción de pliegos de cláusulas para contratar u otorgar autorizaciones de prestación de servicios portuarios.
  • Se propone establecer tarifas máximas acorde con los costes del servicio, garantizando que el prestador puede continuar la actividad, en función de cada puerto.
  • Se refirió a la sentencia del recurso a las Prescripciones Particulares del Servicio de Practicaje en Arrecife, alegando que lo habían recurrido en casación porque, de no hacerlo, podrían caer en un bucle imparable. Si el informe de Puertos del Estado a los Pliegos redactados por las Autoridades Portuarias resulta vinculante, se habría cerrado el bucle. Si la resolución del recurso de casación fuera desfavorable al ente, habría que evitar este tipo de recursos, pero, concedió, sin laminar el derecho de los prestadores a recurrir. 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu