lunes, 21 de noviembre de 2016

Las posibilidades reales y perentorias de la ampliación del puerto de Valencia.


Aurelio no es de los de Mediamarkt. No es tonto.




Puertos y Navieras 21/11/2016
Por los Fareros.


Maerks está que no cabe, los chinos tardan y urge un arreglo con la estiba, pero las posibilidades son reales.

El presidente del Puerto de Valencia es un político al que le gusta vender proyectos que sean unos retos. Por eso no se pudo callar desde el día que llegó al puerto que la ampliación del puerto de Valencia puede verse rellenada a poco que pase el tiempo. Para muchos parece que se precipita en una incontinencia verbal cuando no deja de haber problemas en España con la estiba, y se avecina lo que promete ser una tormenta perfecta en los muelles durante al menos un año y medio. Esto se dice que comprometerá la llegada de inversores a los puertos españoles. En este caso nada más lejos de la realidad.

La primera realidad es que APM Terminals, la terminal de la naviera Maersk, no cabe en la antigua TCV. La terminal no es propiamente una terminal preparada para manejar grandes buques de contenedores. Y Maerks, antes de gastarse el dinero en otra terminal, sabe que Valencia tiene a tiro de piedra el hinterland de Madrid y cuando se arregle el corredor mediterráneo el hinterland de Barcelona, además de que el de Zaragoza y el Norte debe arreglarse pronto, a poco que se ponga un dinero en la línea Valencia-Teruel-Zaragoza. 

Con las importaciones y exportaciones creciendo y con un buen funcionamiento del ferrocarril al menos en estas tres ramas. Valencia es un puerto en el que hay que estar, y la mayor naviera del mundo debe tener una terminal que se precie, no ese estrecho "callejón" que tiene ahora.

Los problemas son evidentes. La operativa de TCV se complica todos los días. Largas colas de camiones, pero lo que es peor una operativa en el buque que es un horror y que temen los estibadores. 

Los gruistas temen el sistema Cosmos de Gestión de carga y descarga de los buques. Se encuentran con que tienen que hacer filigranas para sacar los contenedores de debajo de las bodegas, apilar los otros por donde se puede y cargar y descargar.

APM además ha encargado dos grúas para operar con los grandes buques súper contenedores. La verdad es que el tacón final del dique tiene poco espacio para operar ahí cuatro grúas para los grandes buques súper contenedores. 

Y así las cosas Maersk necesita tener una terminal mucho más grande en Valencia, y a no ser que JP Morgan le quiera vender la suya de Noatum lo natural es ampliarlo. Además así bloquearían la entrada de los chinos, que son los otros que han expresado interés al presidente del Puerto de Valencia. 

Por más que los chinos están expresando interés a todo "quisque", de uno a otro extremo del Mediterráneo quieren quedarse con los puertos. En Pireo tienen un sitio, en Italia han firmado un acuerdo conjunto con Maersk, tienen interés en el nuevo súper puerto de Argelia. Parece que el presidente chino va en viaje privado, a Las Palmas. Industrialmente de lo poco que hay que ver está en el puerto. Y la última es que a los portugueses les han dicho lo mismo, que tienen interés en el súper puerto de Sines. 

Así las cosas, y con los chinos rondando, el traslado de Maersk al otro lado de su muelle, a la ampliación, sería cosa rápida de hacer, y barata en el sentido de que la obra del dique, dentro de ese agua abrigada, es cosa de niños. Las vías carril, el relleno y la precarga podrían empezar rápidamente a poco que se dispusiese de unos cien millones de euros para la obra. 

Pero es que el dinero también se quiere sacar gratis, y a falta de fondos de la Unión Europea se quiere que ahora las obras de los muelles las hagan los concesionarios de la terminal. Para ello se ha dicho por activa y por pasiva, se ha hecho la ampliación de plazos concesionales para poder dar 75 años, y así podrán entrar con facilidad los chinos o los daneses. 

Puertos del Estado y el Ministerio de Fomento trabajan además para que las obras de los muelles también sean financiables por los fondos europeos tanto si las hacen los particulares o las autoridades portuarias, o el Ministerio de Fomento. Quieren igualar la legislación que permite que el dragado de los puertos del Norte que son fluviales no compute como ayudas de Estado a un concesionario y se las pueda hacer él financiándolas o financiárselas o dárselas hechas gratis. Es decir que está todo a punto.

En esta situación no se comprende por qué no se saca la licitación ya antes si no es porque se está jugando con las novias incorrectas.

Además esto podría despejar las bolsas de eventuales, que se está tratando continuamente y tienen bloqueadas las empresas. Si sin aprobar el convenio se permite que entren eventuales, pero con la condición de que tendrán que someterse claramente a la reforma de la estiba, chinos y daneses ya no tendrían ninguna excusa para rellenar esa ampliación, que tan fea hace desde el aire.

Además un último factor político en este gobierno debilón que es el de potenciar un puerto que no sea el de Barcelona de forma estratégica como alternativa política, pero eso ni se ve mientras que sigue el buen rollitocon los independentistas, y se joroba a los valencianos.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu