lunes, 24 de octubre de 2016

Puerto de Las Palmas. La Sagep esperará a Madrid para meter mano a la estiba

Dos meses después de que el presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, pusiera sobre la mesa un plan de prejubilaciones para atajar el problema de los altos costes de la estiba, que están hundiendo el Puerto, las empresas descartan hacer ningún movimiento para reducir plantilla. Esperarán por un nuevo Gobierno que aplique la liberalización del sector.


Canarias 7 -  22/10/2016


La situación del sector de la estiba en el puerto de Las Palmas es actualmente «insostenible». La actividad, a consecuencia del descenso del tráfico de trasbordo (MSC fundamentalmente), no deja de caer pero los costes fijos que supone tener una plantilla sobredimensionada de casi 500 portuarios se mantienen. Resultado: el precio del turno se ha disparado lastrando la competitividad de La Luz.

En esta tesitura, el presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, y las empresas estibadoras integrantes de la Sagep llevan dos meses analizando la posibilidad de aplicar un recorte en la plantilla mediante un plan de prejubilaciones con el objetivo de reducir costes y por tanto, abaratar la operativa.

En un primer lugar se apuntó a 55 estibadores, que luego se elevaron hasta 104 para dejar una plantilla óptima y adecuada al volumen de actividad actual. Sin embargo, finalmente las empresas no aplicarán ese plan de prejubilaciones.

Fuentes cercanas apuntan a que se ha descartado por su inviabilidad económica. «La actual plantilla de estibadores es joven y rescindir el contrato de ese centenar de portuarios tendría un coste de 4,7 millones de euros que es un disparate», indican esas fuentes. Y aunque la Autoridad Portuaria estaba dispuesta a adelantar el dinero, las estibadoras debían a cambio presentar un aval bancario a primer requerimiento por esa cantidad. «Es inasumible para las empresas», indican esas fuentes.

No se descarta que la Sagep pueda llegar a acuerdo con un pequeño grupo de portuarios -unos 14-, próximos a la edad de jubilación de los 55 años y que podrían estar interesados en negociar su marcha. «Pero en ningún caso se va a aplicar un recorte ni de 55 ni de 100 estibadores», indican estas fuentes.

También ha echado para atrás a las estibadoras los cambios que se prevén a corto plazo en el sector por imperativo de Europa. Como se recordará en diciembre de 2014 el Tribunal de Justicia de la Unión Europea emitió una sentencia que obligaba a España a liberalizar el sector.

El Gobierno de Mariano Rajoy decidió dejar esa papa caliente al siguiente ejecutivo que saliera de las urnas. Los resultados electorales y la falta de acuerdo de los partidos impidió la constitución de ese gobierno y Rajoy no se ha atrevido a asumir esa sentencia estando en funciones. La posibilidad actual de que en los próximos días haya gobierno obliga a las estibadoras a ser «cautas» y esperar acontecimientos. «Algo va a cambiar en la estiba en breve. España sí o sí debe actuar y aplicar la liberalización. Es absurdo hacer movimientos cuando la solución vendrá de Madrid», indican.

Europa ha reclamado sanciones millonarias para España por incumplir la sentencia. De aprobarse, podrían superar los 18 millones de euros. «Así que España debe hacer algo ya», indican.



"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu