miércoles, 14 de septiembre de 2016

UN FUTURO INCIERTO PARA LA INDUSTRIA DE LOS ARMADORES

La industria del linner shipping (armadores de buques) sigue enfrentada a una situación de mercado volátil. 

Naucher 13/09/2016
De la sobreoferta de capacidad en los años previos a la crisis hemos pasado a ver como las navieras han tomado medidas relevantes como el cierre y reestructuración de servicios, la suspensión de rutas, las detenciones de flota o el desguace de buques. 
Según la Drewry Maritime Research, la industria del transporte marítimo lleva operando con pérdidas desde finales del pasado año. 
Ni las fusiones, ni la suspensión de rutas han sido suficientes para hacer frente a un exceso de capacidad que ha tirado los precios y fletes.
Se vislumbran cambios importantes en el escenario del negocio marítimo a cuenta de estas nuevas alianzas como sucedió con la activación de la alianza entre Maersk y MSC, la “2M”, que no solo rompió el mercado sino que alteró al resto de navieros.
La política de fusiones, compras y alianzas que se pondrá en funcionamiento en la primavera de 2017 con el acuerdo para la creación de The Alliance, el consorcio naviero que pretende cubrir todos los mercados del Este y el Oeste y del que forman parte navieras asiáticas y europeas, no asegura que la situación cambie, a pesar de los esfuerzos de esta industria por mantenerse a flote; ya que a la reconfiguración de las alianzas se suma la crisis de liquidez y quiebra de la naviera coreana Hanjin Shipping.
El panorama que se muestra es poco esperanzador para este modelo de de transporte marítimo el cual deberá encontrar la fórmula, o explorar nuevas opciones como la innovación y la mejora de servicios.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu