martes, 27 de septiembre de 2016

BOFETADA DE BRUSELAS A LOS ESTADOS POR EL DESPILFARRO DE LOS FONDOS PORTUARIOS

Hace unos días que se esperaba el último informe que ha realizado el Tribunal Europeo de Cuentas (los auditores de los fondos europeos, en suma) y, para España –aunque también para otros países- los resultados de éste dejan por los suelos la política del despilfarro en la inversión en infraestructuras portuarias.
 

Naucher 26/09/2016

En este sentido, el informe ejecutivo es muy claro: "Entre 2000 y 2013, la UE invirtió 6 800 millones de euros en puertos. El Tribunal constató que las estrategias de desarrollo establecidas por los Estados miembros y la Comisión no facilitaban suficiente información para permitir llevar a cabo una planificación eficaz de la capacidad, lo que ha dado lugar a que las inversiones cofinanciadas por la UE en infraestructuras portuarias sean ineficaces e insostenibles, con un elevado riesgo de despilfarro de alrededor de 400 millones de euros".
Además, en muchos casos, "la Comisión no había tomado las medidas necesarias en el ámbito de las ayudas estatales y de los procedimientos aduaneros para permitir a los puertos competir en igualdad de condiciones".
Los datos que aportan (ver informe adjunto) no dejan lugar a la duda: "se invirtieron 97 millones de euros en Infraestructuras que no se utilizaban o estaban considerablemente infrautilizadas más de tres años después de que terminasen las obras".
Los auditores visitaron 19 puertos marítimos en cinco países de la UE (Alemania, Italia, Polonia, España y Suecia) y constataron que las estrategias a largo plazo no ofrecían una base sólida y coherente para planificar la capacidad necesaria en los puertos.
En el caso de España, el Tribunal de Cuentas habla, por ejemplo de sobrecostes en Cartagena, Algeciras, Vigo y Tenerife.
Además, tres de los cuatro puertos españoles (Arinaga, en Canarias; Ferrol y Punta Langosteira, en Galicia) demostraron un modesto aumento de sus actividades con respecto a 2010, "pero seguían estando significativamente por debajo de la capacidad máxima creada (alrededor del 10 % en Arinaga y Langosteira, y en torno al 25 % en Ferrol)".
Además, en el caso de los puertos de Cartagena, Algeciras y Ferrol "incluían en su estrategia de crecimiento la captación de mayor tráfico con origen o destino a la región de Madrid, que también es un mercado tradicional de otros grandes puertos (Valencia en particular)". Así, "El aumento de la capacidad se llevó a cabo sin evaluar si había tráfico suficiente para cubrir la misma zona de influencia del interior".


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu