martes, 19 de julio de 2016

Preocupación en el Ministerio por la continuidad de los equipos de Pastor.

La noticia de la casi segura elección de Ana Pastor como presidenta del Congreso de los Diputados conmovió ayer el Ministerio de Fomento y sus organismos y empresas del Grupo Fomento. 


Logística y Transporte 19/07/2016

La continuidad de los equipos de Ana Pastor se puso en duda en todos los foros.

El pase al Congreso ha sido una sorpresa, imprevista en un principio pero luego lógica tras el descarte de otros líderes del Partido Popular.

Rajoy necesitaba a alguien "componedor" en el Congreso ante una legislatura en minoría que necesitará someter al parlamento todas las leyes pero ahora de verdad, y no como un organismo sancionador de una mayoría absoluta.

El Congreso se erige en los próximos meses como el verdadero centro de la política, allí tendrán que negociarse todas las normas y leyes.

Allí la disciplinade voto tendrá que observarse al máximo, no podrá haber ausencias entre las filas del PP, pero también deberán observarse los pactos entre bambalinas en votaciones muy ajustadas.

Para eso se necesitaba una persona compenetrada con Rajoy, de carácter firme en las formas, pero componedora por detrás. La elección es tan evidente que en el ministerio se preguntan por qué no lo han visto venir.

En el equipo hay desamparo. Está claro que el puesto de ministro está reservado para algún peso pesado del partido a la búsqueda de acomodo. Ver artículo sobre su sucesor en este medio.

La siguiente pregunta es qué pasará con el equipo actual.

Empezando por arriba, el máximo cargo tras la ministra el secretario de estado de infraestructuras Julio Gómez Pomar podría incluso dar continuidad a la cabeza del ministerio, pero es un profesional, valorado por Rajoy, al que debe el nombramiento, pero alejado del circulo del PP.

Además ha mantenido un perfil bajo, obligado más bien por el carácter de la ministra que suprimía todo protagonismo. Aspiraría a salir a la actividad privada si no puede ascender al ministerio.

Al igual que Rafael Catalá, que también debía su nombramiento a Rajoy, que ascendió a ministro de Justicia, este sería un premio a su trayectoria. Si sigue en la administración Rajoy premiará su trabajo callado por Pastor.

Carmen Librero, secretaria gral. de Transporte y Manuel Niño secretario gral. de infraestructuras son cargos de confianza de la ministra, igual que el subsecretario Mario Garcés. Bien servirían al nuevo ministro o ministra pero son cargos de confianza, y son candidatos a recolocarse.

La otra gran área de cargos es el Grupo Fomento. Formado por las empresas de Fomento, Renfe, Aena, Adif y el organismo Puertos del Estado.

El presidente de Renfe es reciente y sometido a tensiones por las cuentas, el AVE y la proyectada privatización. Si llega Nadal al ministerio hará cambios profundos.

Adif cuenta en Gonzalo Ferre con un cargo original e independiente, pero aquejado de escándalos de corrupción, y con vía libre para ser fusionada con Renfe, candidato a cambios.

José Manuel Vargas presidente de Aena a medio camino de la privatización tiene el apoyo de algunos inversores privados que tienen ahora el 49% del capital pero es un cargo jugoso a discreción del ministro.

José Llorca presidente de Puertos del Estado que tenía asegurada su continuidad también está en el aire aunque el nuevo ministro o ministra se tendrá que tentar la ropa antes de cambiarlo con una reforma de la estiba en ciernes con multa de la Unión Europea que necesita de capacidad técnica a la hora de buscar la solución.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu