martes, 5 de julio de 2016

Los puertos pagarán parte del coste de la reforma de la Estiba.

El Fondo Interporturario de Indemnización. La solución al problema de la estiba.




REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 04/07/2016




El documento de reforma de la estiba, que la Ministra Ana Pastor anunció haber enviado ya a Bruselas la semana pasada, contiene evidentemente algunas las soluciones para que todo el mundo quede satisfecho. El problema es, que en esto de la estiba, todo el mundo quiere más. El problema fundamental son los pasivos sociales.

La ministra de Fomento no se ha pronunciado, de esta forma hasta ahora, porque en el pasado periodo de interinidad sabía no encontrarse con fuerzas para proponer soluciones a las empresas estibadoras, navieras y a los estibadores. Ahora tras la segunda denuncia de la Comisión Europea el 20 de junio lanza una segunda propuesta. 

El asunto de la reforma de la estiba necesita de una solución económica para que el tránsito se haga sin sobresaltos. El problema está en buscar esa solución que después debe proveer de donde se van a extraer los fondos.

La solución económica para los estibadores está en perpetuar sus ingresos y formas de trabajo. Las formas de trabajar, está claro que tienen que ir cambiando, los ingresos es una cuestión más ardua de tocar, sobre todo para los que ahora tienen alrededor de los 45 años y tienen, según el Régimen del Mar, un horizonte de unos 10 años para prejubilarse.

España tiene el censo de estibadores más joven de Europa y puede que casi del mundo. Los seis mil y pico estibadores españoles, gracias a una ruptura del compromiso en los años 90 de no ampliar los censos, son en general jóvenes y con una media de edad de alrededor de los 38 años.

Ya no se puede dar la solución que se dio en ocasiones anteriores de prejubilar a muchos estibadores que estaban a las puertas de la jubilación, hoy la solución es más complicada. 

Y además no sobran salvo que al cambiar la regulación de métodos de trabajo se hiciera más trabajo con menos efectivos. En ese caso el exceso sería moderado no lo que ocurrió en otras épocas.

Aún así sobrarían un 20%, unos 1.200 en el caso más duro.

Coordinadora y los estibadores exigen mantener el estatus, es decir, tener el estatus de ingresos y fórmula de acceso tanto tiempo como puedan. Los ingresos están ligados a la fórmula de acceso, porque si tuviesen un acceso no controlado sindicalmente, pronto bajarían los ingresos por la fuerza de la oferta y la demanda. Es prioritario para Coordinadora controlar los ingresos por lo menos una década más. La semejanza con el caso belga está en los periodos transitorios, al menos un periodo de seis años para que de verdad comience a atisbarse tímidamente una entrada de nuevos estibadores.

Porque el convenio belga aunque empieza con periodos transitorios de dos más dos, más dos años, no hay que engañarse que traducido a la situación española, donde se llevan décadas incumpliendo la Ley de Puertos,sin articular los sistemas del servicio público de empleo y las titulaciones de los estibadores, significa que un periodo transitorio de cuatro o seis años es fácilmente uno de diez.

Diez años y la actual generación de estibadores de Coordinadora estarían ya prejubilados y olvidados. La cuestión, por tanto, se va a resolver por esa vía de la autocomplacencia con unos plazos que todo el mundo sabe que se incumplirán. 

El problema, sin embargo, es el de las empresas estibadoras, que no tienen ahora causa de conflicto social colectivo que desembocase en expedientes de regulación, serios, que se resolviesen por la vía de las prejubilaciones. No se puede hacer porque las prejubilaciones son un evento muy lejano y por otro lado, porque no hay la sustancia para promover causas de extinción de los contratos, salvo que por ley, el mero cambio en el estatus de los estibadores, les diese derecho a la extinción unilateral de su relación laboral al amparo de un cambio radical de sus condiciones de trabajo. 

El problema es que esa salida jurídica que puede sustanciarse es difícilmente pasable en un momento en el que se necesitan estibadores y no se puede artificialmente echar a dos mil o tres mil estibadores simple y llanamente para que el Estado se encargue de sus indemnizaciones. 

Pero por otro lado para ayudar en procesos puntuales de excesos de plantilla devenidos por la automatización o por cambios en los métodos, composición de manos, collas, etc.. se ha necesario engrasar el sistema con una vía de salida.

Se abriría una vía para que en el caso de excesos de plantillas que se tradujesen por la vía de ERE´s, se diese una indemnización basada en el cambio de condiciones laborales por la vía de la completa extinción de la relación laboral con una generosa indemnización.

Pero el problema para el Estado es como limitar el proceso para que no salgan indemnizados por una puerta y vuelvan a ser contratados por otro más estibadores.

Patronal y también Coordinadora no van a dejar escapar al Estado para que haga algún gesto como el que la ministra está dispuesta a realizar ahora.

Nace así la idea de Puertos del Estado de que cada puerto asuma dada sus particularidades parte de esos costes. Esa es la propuesta más novedosa de esta segunda propuesta. Lo que propone Puertos del Estado es involucrar a las Autoridades Portuarias, en la resolución económica del problema.

Aquí surge un gravísimo problema, porque muchos puertos no tiene dinero para estos procesos.

Aquellos puertos donde puede darse con más facilidad ceses de algunos estibadores en estibadoras pequeñas, y no propiedad de gigantes navieras, y donde los flujos de trabajo pueden variar por cambios en la demanda, no están en disposición de jugar a esto, a no ser que se les dejase endeudar, indemnizaciones elevadas, y mucho menos para la totalidad de los estibadores.  

Por tanto, si se da a elegir a los estibadores la resolución de su contrato bajo una indemnización, muchos puertos no serían capaces de hacer frente a ella. Así nace la idea de crear un Fondo Interportuario de Solidaridad para la estiba que hiciese frente a esas cuantiosas cantidades. 

Esto no está contenido en la propuesta enviada a Bruselas y que conoce Coordinadora pero si es el desarrollo natural del problema.

Claro que esta mutualización del coste de transición de la estiba provocará que los puertos con más ingresos subsidien a los que tienen menos. 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu