miércoles, 20 de julio de 2016

Los órdagos veraniegos en el Convenio de la Estiba de Valencia

Una solución jurídica, al mus visto.


REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 20/07/2016



El convenio colectivo de la estiba del puerto de Valencia está dando que hablar por el conflicto larvado con sus estibadores que no doblan turnos y la empresa Sevasa que no convoca la primera mano del día, la súper nocturna que se paga mucho mejor. 

En este tira y afloja en el que los estibadores quieren la admisión de 85 nuevos estibadores y la promesa de admitir hasta 300 y sobre todo plasmar en un convenio colectivo de carácter nacional y sectorial condiciones de la estiba que no se podrán derogar en años porque los convenios colectivos tiene fuerza de ley en España.

Sevasa, con el apoyo de la principal empresa del puerto, Noantum, está resistiendo legítimamente y con justicia a las presiones no legales de los estibadores. Noatum y Sevasa no quieren firmar un convenio que les provocará problemas en el futuro.

El problema está encallado jurídicamente y Sevasa para ir dilatando el problema lo ha referido a Anesco para que sea discutido hoy día 20 en la comisón paritaria que se reúne mensualmente con la patronal.

La comisión paritaria de este día 20 está endulzada porque en el primer punto del orden del día, Anesco se ha avenido a negociar su dotación económica, cosa importante, para algunos sindicatos al margen de Coordinadora que necesitan una compensación económica por esta comisión. Con esta hábil maniobra, Anesco quiere empezar bien la reunión para que no se enturbie demasiado con las pretensiones de Coordinadora en el puerto de Valencia para firmar un convenio que no quieren firmar.

No quieren firmar por las razones anteriores y además amenazados por el Ministerio de Fomento, de que firmar un convenio de este tipo sería conculcar la norma de no hacer nada hasta que no haya una acuerdo sobre la reforma de la estiba.

Así las cosas, se han llevado al terreno jurídico porque la misma Sevasa ha ido poniendo esta excusa frente a Coordinadora en Valencia. Coordinadora ha ido tensando un poco la cuerda porque en Valencia hay otros sindicatos de estibaderos más agresivos que ella. Y han tomado la medida, hasta ahora, cumplida de no doblar turnos y tampoco admitir una bolsa de eventuales para cubrir esa falta de estibadores que ahora en verano desciende como un 25%.

La posibilidad está en firmar un acuerdo de eficacia limitada, que algunas veces se hace pasar por convenio, pero que la dirección general de trabajo inscribe bajo este nombre, que significa eso que no es un Convenio.

Que no tiene la fuerza de ley de un convenio colectivo en su ámbito. Esto podría salvar la cara de Coordinadora ante sus bases, si admitiera los 85, pero el resto de condiciones, como las tareas complementarias no tendrían ultractividad ni fuerza de ley en el puerto y se podrían estar cumpliendo de una forma temporal. 

Mientras tanto, Sevasa le ha visto el órdago a Coordinadora Valencia, el órdago de no doblar y no admitir la bolsa de eventuales. Un síntoma que a pesar de las denuncias de que se están desviando muchos buques, puede que el comercio internacional esté aflojando y que de cara a la campaña pico de Navidad que se produce en septiembre y en octubre no llegue esa acumulación de buques tan grandes como se cree.

Aunque las noticas de la restauración de las tarifas de Asía a Europa son muy optimistas, la realidad es que algún barco se ha desviado, que hay barcos esperando también, pero de eso a ser mayúsculo el desastre no parece.

También ha visto el órdago de Coordinadora porque sabe que los estibadores al final necesitan trabajo, como ellos cargar y descargar buques. Y le ha salido bien la idea de no convocar la de la primera hora del día, la que va desde las dos de la mañana, supernocturna, que cuesta muy cara. Podrá compensar la mano, valga la redundancia con la mano de los tres turnos o jornadas siguientes. 

Por eso también, durante el fin de semana no le ha importado concocar la primera y a los estibadores tampoco romper la norma de no doblar para cobrar los fines de semana doble y aparte

Es decir, es una mano de un mus donde, casi casi, se están viendo las cartas a unos y a otros, y así en un mus no hay sangre que valga, y esta no va ha llegar al río, al menos durante estas vacaciones.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu