jueves, 21 de julio de 2016

Estibadores y empresas alcanzan un acuerdo parcial para resolver el conflicto en Valencia

La reunión de la comisión paritaria de estiba del puerto de Valencia, celebrada ayer en Madrid, constató las diferencias que todavía existen entre empresas y trabajadores en torno al convenio colectivo. 


Diario del Puerto 21/07/2016

No obstante, y partiendo de la necesidad de restablecer la normalidad en el recinto portuario valenciano, las partes alcanzaron un principio de acuerdo con el que se pretende atajar la sangría de desvíos de escalas y movimiento de contenedores de las últimas semanas.


El principio de acuerdo alcanzado ayer, que tendrá que ser ratificado hoy por la asamblea de los trabajadores, contempla el ingreso de 85 trabajadores en el censo de SEVASA, los mismos que quedaban por entrar de los que aprobaron las pruebas de acceso el pasado mes de enero.

Asimismo, la bolsa de trabajadores eventuales se ampliará en 250 personas para poder atender el trabajo durante los meses de verano.

Asimismo, las partes han acordado que próximamente se realizará un estudio de las necesidades de la plantilla de cara al año que viene, contemplando incluso nuevos ingresos de cara a 2017.

Tras este acuerdo de mínimos, los trabajadores se comprometen a "redoblar esfuerzos" para tratar de responder a toda la demanda de las empresas estibadoras. Por lo que respecta a la firma del convenio colectivo, las partes se comprometieron ayer a terminar de perfilarlo en los próximos días.

El mayor desencuentro respecto al texto laboral estaba en el ámbito funcional y personal del mismo, es decir, a qué actividades va a afectar y a qué trabajadores. En este punto los estibadores demandan que el convenio tenga carácter sectorial, con todo lo que ello implica.

Situación insostenible
El conflicto que mantenían abierto empresas y trabajadores ha acabado llevando al puerto de Valencia a una situación insostenible. Por primera vez en quince años no se ha podido responder a la demanda de manos de trabajadores por parte de las empresas, por lo que hasta medio centenar de buques han ido desviando sus escalas a otros enclaves como Barcelona, Sagunto o Castellón.

A estos desvíos habría que sumar las cancelaciones directas, las pérdidas por días adicionales de fondeo o el retraso en la entrega de las mercancías, la afección sobre otros colectivos de la cadena de transporte (transportistas, amarradores, etc.) y otros efectos no visibles pero que enturbian la imagen y la posición del puerto de Valencia en el panorama internacional.

Ingresos
La demanda de ingreso de los 85 trabajadores en el censo de SEVASA venía siendo recurrente por parte de la estiba desde que se realizaron las pruebas de acceso, a finales de 2015.

Llegado al periodo estival, que concentra las vacaciones de los estibadores en los meses de julio, agosto y septiembre, el censo de SEVASA se ha reducido hasta en un 40% (vacaciones+bajas). Además, los trabajadores en activo decidieron no doblar tunos para evidenciar la falta de mano de obra.

Las empresas, por su parte, dudaban de la oportunidad de ampliar el censo con tantos trabajadores para cubrir los picos del verano (apostando por una mayor ampliación de la bolsa de eventuales), y más teniendo en cuenta que gran parte de las carencias estaban en personal para realizar actividades complementarias, unas tareas que la Ley de Puertos permite que sean desarrolladas por trabajadores que no sean del censo de la sociedad de estiba.

En el caso del puerto de Valencia las complementarias han estado "reservadas" para los estibadores y esta es una de las exigencias que los trabajadores quieren que sea contemplada en el convenio colectivo.

Precisamente esta cuestión es la que tendrá que ser definida por los técnicos de ANESCO en los próximos días de cara a su plasmación en la redacción del convenio colectivo.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu