miércoles, 18 de mayo de 2016

Honda preocupación en el Ministerio de Fomento con el caso Pérez Maura.

Ángel Pérez Maura, el ex presidente de TCB y ahora perseguido por la justicia guatemalteca por presuntos sobornos de 30 millones de euros en la concesión del Puerto Quetzal, está causando honda preocupación al gobierno español, por si el caso puede salpicarlos.


Puertos y Navieras 18/05/2016


El exsecretario de Estado de la ministra Pastor, Rafael Catalá, ahora ministro de justicia, y bajo cuyo mandato se impulsaron las ampliaciones concesionales visitó Guatemala a primeros de año, no se sabe si trató el asunto ya conocido por las autoridades guatemaltecas. 

Pero es que recientemente y con sigilo el actual secretario de estado de infraestructuras del ministerio de Fomento Julio Gómez Pomar habría girado una visita a Guatemala. 

Tras estas gestiones en Fomento ya se conoce con pelos y señales la situación del señor Pérez Maura y juzgan que el caso es serio porque el organismo que ha presentado la denuncia no es un Tribunal normal de Guatemala sino la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, un órgano conjunto de las Naciones Unidas y de la justicia guatemalteca. "Difícil" denominan la situación del español estas fuentes.

El caso es que Maersk podría dar marcha atrás o exigir contrapartidas en la compra del grupo que afectaría a España. Si el caso progresa Maersk podría alegar un vicio oculto en parte de la compra.

De hecho el presidente Guatemalteco ya ha pedido la revocación de la concesión de Puerto Quetzal, ahora propiedad de Maersk. Evidentemente, todo estará en manos de la justicia. Y si lo narrado por el Comisionado Internacional, el magistrado Velásques de Colombia, los fiscales del ministerio público guatemalteco se sustenta como un caso real y no presunto de sobornos las partes de los acuerdos pueden deshacerlos.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu