martes, 5 de abril de 2016

Gracias Mr. Maersk. Nos ha puesto en nuestro sitio.



Opinión. Por los Fareros.

REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 04/04/2016



El colectivo de Fareros, una vez más discrepamos con la línea editorial de Puertos y Navieras. La humillación de Maersk hacia el puerto de Algeciras, no es para enfadarse sino justo todo lo contrario. Hay que darle las gracias a Mr. Maersk.

La realidad es que la decisión de Maersk en triplicar su actual capacidad en Tánger en vez de Algeciras, al otro lado del estrecho, no debe sorprender ni debe enfadar, sino todo lo contrario.

Maersk nos ha puesto en nuestro justo sitio, junto con MSC, al elegir a Tánger Med como su centro de operaciones. Coloca a Algeciras en una situación que no es catastrófica pero que sencillamente, es la que es, un puerto secundario al puerto marroquí. Esa es la realidad, es la realidad concreta de nuestro país en este momento. Algeciras ha fracasado hasta este momento como Hub para tráfico de contenedores para otros operadores. Y hay que preguntarse por qué. Que la terminal del Hanjin, la coreana TTIA, haya fracasado tiene diversos factores.

En primer lugar, la concentración de las navieras, en este caso, y la débil situación de las coreanas. Por otro lado está claro que a pesar de haber hecho una terminal automática, sobre TTIA planea la larga sombra de Maersk, que opera una terminal pública, ha estrangulado los tráficos, por ejemplo de Sudamérica, al no ser amigable para las navieras procedentes de otras rutas que no fuesen las suyas. 

Maersk nos pone en nuestro sitio, desde el que debemos mejorar. Bien está la defensa de los derechos de los trabajadores porque España no es Marruecos pero eso es una cosa y los métodos de Coordinadora son otros. 

Por así decirlo, nos enfrenta a dos situaciones. Primero a ser manipulados por las grandes navieras, cosa sobre la que España tiene que tomar una decisión, y en segundo lugar, a no ser manipulados por Coordinadoras en la relaciones justamente con estas navieras.

La situación es tan delicada en el entorno marítimo mundial que no tener en consideración estos dos aspectos como país nos está costando la asombrosa situación de ser secundarios al puerto de Tánger MED.

Aunque Morón tiene razón en que el enlace de Algeciras con el hinterland es malo y las autoridades públicas han hecho poco por agilizarlo, también es verdad que no se ha tomado en serio que la concentración de tráfico en Tánger lleva unida unas economías de escala y sinergias enormes. Nos tememos que los barcos que ahora escalan en Algeciras sean más propensos a escalar en Tánger porque no es lo mismo trasladar un buque a tierra y de tierra a una barcaza portacontenedores para cruzar el estrecho, que moverla dentro de un puerto. 

Aunque el modelo del trasvase de contenedores entre terminales cercanas ya se da en muchos países del mundo, como en Singapur, con Pelepas o en Hong Kong con Cantón, la realidad es que allí donde está el volumen de transbordo es donde uno querrá escalar los buques.

¿Qué es lo que nos queda después del sopapo? Pues nos queda que tenemos que mejorar, por supuesto las comunicaciones con el hinterland español y europeo. Eso no solo tiene que ver con el tráfico ferroviario, sino con algunos otros costes de transporte poco explicados y también en el tránsito de los mismos por el puerto. Además tenemos que jugar con un potencial que ha estado contenido por Maersk, que  es el de los tráficos hortofrutícolas con América, norte, centro y sur, y en los de salida a Oriente Medio.

España es una grandísima potencia hortofrutícola pero además es una gran potencia de conocimiento hortofrutícola. En Algeciras el tráfico no ha sido favorecido y alguno sale por Sines cuando deberíamos de estar haciendo una apuesta importante como están haciendo  los operadores privados como Alonso o Oaktree para potenciar los movimientos agro alimentarios por Algeciras.

Todo esto no será suficiente sin que lleguemos a una alianza con la nueva Cosco-China Shipping o con los asiáticos en general para brindarles una terminal potentísima en Algeciras. 

Maersk nos ha liberado de cualquier compromiso y los chinos, a pesar de lo que se diga, tienen que acabarse uniendo con el resto de asiáticos, japoneses y coreanos y tener grandísimas operativas en el Estrecho que ahora ha sido cerrado a ellos por Maersk, que domina desde Barcelona hasta Tánger, unida a la MSC. 

Bienvenida la liberación de Maersk.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu