jueves, 17 de marzo de 2016

Los estibadores valencianos solicitan la reactivación de la negociación del convenio

Los estibadores valencianos están reclamando a las empresas que se reactive la negociación del convenio colectivo y que se haga efectivo el ingreso de 135 trabajadores que aprobaron las pruebas de acceso el pasado año.
 

Diario del Puerto 17-03-2016

Estas reivindicaciones, unidas a diferencias de criterio con la empresa que gestiona la bolsa de eventuales (Randstad), están tensando la relación entre las partes, aunque todos coinciden al señalar que por ahora el diálogo es la única opción prevista.

En el inicio del pasado año el puerto de Valencia vivió diversas jornadas de movilizaciones de los estibadores en el marco de la negociación de su convenio colectivo. Una de las diferencias más importantes por aquel entonces fue el ámbito competencial de las actividades complementarias.

La normativa vigente contempla que las actividades complementarias (recepción y entrega y embarque y desembarque de vehículos nuevos) puedan ser desarrolladas por trabajadores que no pertenezcan al censo de la sociedad de estiba. Tradicionalmente, en el caso del puerto de Valencia, estas actividades también son ejecutadas por los trabajadores de SEVASA-SAGEP y su pretensión, en la negociación del convenio, era que el texto recogiera expresamente esa exclusividad para los trabajadores de la SAGEP.

El tira y afloja en la negociación, que se saldó con varias jornadas de huelga, quedó congelado por causas de fuerza mayor: la sentencia de Luxemburgo sobre la estiba española y su exigencia de modificar la fórmula de contratación de trabajadores. Efectivamente, no parecía muy lógico seguir adelante con la exclusividad en las complementarias si, según parecía, se iba a tener que modificar todo el sistema para desmontar, precisamente, este tipo de situaciones que limitan el acceso a la libre contratación.

¿Por qué ahora?
¿Por qué se retoma ahora la necesidad de reactivar la negociación del convenio si la sentencia de Luxemburgo todavía no se ha cumplido?

Randstad, la ETT que gestiona la bolsa de eventuales del puerto de Valencia (unos 340 trabajadores), en cumplimiento de una Orden Ministerial del año 2012 que determina las titulaciones de FP exigibles para la prestación del servicio portuario de manipulación de mercancías, ha regularizado la situación de los trabajadores de la bolsa. El resultado ha sido que 15 no cumplen con alguno de los requisitos (o 100 jornales trabajados en el puerto, o tener una de las 18 titulaciones de FP contempladas en la Orden y además el carnet de conducir C+E).

La realidad a día de hoy es que ninguno de esos 15 trabajadores está siendo llamado a trabajar. La solución propuesta por las empresas para que no queden en situación de inactividad es que sean contratados para realizar actividades complementarias. Pero claro, los estibadores valencianos siguen pretendiendo que estas actividades sean patrimonio exclusivo de los trabajadores de la sociedad de estiba y ceder ante esta propuesta equivaldría a renunciar a una de sus máximas aspiraciones laborales y reconocer que no son actividades que necesariamente deban realizar los estibadores. 

La solución pasa, por lo tanto, por exigir la reactivación de la negociación del convenio para acordar, entre otras cuestiones, la exclusividad de las complementarias.

Nuevos ingresos
Llegados a este extremo entra en juego un tercer elemento. A mediados del año pasado, y en vista de la positiva evolución de los tráficos, trabajadores y empresas acordaron el ingreso de 160 nuevos trabajadores en el censo de SEVASA.
Los aspirantes, con la titulación requerida, superaron las pruebas físicas y psicotécnicas y quedaron a disposición de las empresas para incorporarse a la sociedad siguiendo un calendario marcado por las necesidades del tráfico.
Los primeros 25 trabajadores ingresaron a mediados de enero y se alcanzó un acuerdo para un segundo ingreso a partir del 1 de marzo, que no se ha producido.
Los estibadores valencianos consideran que hay tráfico suficiente como para que se incorporen al censo todos los aspirantes que superaron las pruebas y no entienden, por lo tanto, que se siga recurriendo a la bolsa de eventuales para cubrir las demandas de trabajadores a las que la sociedad de estiba no es capaz de responder.
La discrepancia está abierta. Las empresas consideran que la bolsa responde a necesidades puntuales y permite flexibilidad cuando los tráficos descienden. De hecho, argumentan que el tráfico de contenedores en el mes de enero ha caído un 8,9%, lo que no aconsejaría un ingreso, según se acordó con los propios trabajadores cuando se dio el visto bueno al ingreso de 160.

¿Y ahora qué?
Con el paso de las semanas todos los elementos han acabado por conformar un escenario de tensión en el que además de los actores tradicionales (estibadores y empresas) ha entrado en juego un tercer protagonista, la empresa de trabajo temporal Randstad.

Los estibadores, a nivel nacional, son conscientes de que si sigue adelante la exigencia europea de cambio de modelo de estiba, necesariamente tendrá que entrar en juego un segundo "pool" de estibadores en franca competencia con las tradicionales sociedades de estiba. Antes de llegar a esta situación los estibadores quieren restar protagonismo a una ETT que actualmente ya gestiona en España un buen número de jornales y que ya supondría una seria competencia bajo el nuevo marco normativo.

Otros dos factores han terminado por enturbiar las relaciones con la ETT: un vídeo corporativo en el que la empresa ofrece todo tipo de categorías profesionales y formación para la estiba (incluidos capataces) y la presión de otras ETT del mercado que ofrecerían "soluciones" al problema de las titulaciones.

Medidas para la eficiencia
Por otra parte, las empresas estibadoras siguen reclamando a los estibadores que tomen medidas que puedan repercutir en la eficiencia de su actividad para seguir siendo competitivos en un mercado en el que los puertos cercanos se están presentando como alternativas más baratas.

Los empresarios creen que todavía se pueden implementar acciones que incidan directamente en la productividad, por lo que es uno de sus argumentos principales a la hora de negociar con los trabajadores.

¿Paros a la vista?
Pese a que la situación es muy tensa, las partes han asegurado a este Diario que la intención es seguir negociando para buscar soluciones satisfactorias.

No obstante, y como es tradicional en estos casos, no hay que descartar que los trabajadores pudieran presentar un preaviso de paros, para después de Semana Santa, como parte de la dinámica habitual que despliegan los estibadores en estos casos para ejercer más presión sobre las empresas.

De momento, pese a todo, las partes siguen emplazándose para continuar con el diálogo y evitar el conflicto social.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu