lunes, 7 de marzo de 2016

La batalla del reglamento. Cambra interviene.




Ofensiva para convencer al resto de presidentes en favor de la autonomía portuaria.


REVISTA PUERTOS Y NAVIERAS - 07/03/2016

El presidente del puerto de Barcelona, Sixte Cambra, ha hablado según fuentes oficiosas próximas a Fomento, con numerosos presidentes de puertos españoles para que se unan a su postura de apoyo al proyecto de reglamento europeo de puertos que dará autonomía tarifaria a los puertos.


Este medio ha podido saber de la molestia que hay en Puertos del Estado y el Ministerio de Fomento con el presidente del puerto de Barcelona por las conversaciones que ha mantenido con varios presidentes de puertos para convencerles de apoyar una postura conjunta que apoye sus tesis liberalizadoras ante la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo Europeo.


Como se recordará, el proyecto de reglamento europeo que defiende la Comisión, y que está atravesando el trámite de su aprobación en el  Parlamento Europeo y al que se dará lectura hoy y mañana en Estrasburgo (Francia) ha adoptado en su eje fundamental, (ver amplia noticia en esta edición) ya que han quedado fuera del mismo muchos servicios esenciales como el de la estiba, la liberalización de las tarifas portuarias para que sea cada puerto el que decida su política comercial exclusivamente.

Esta postura, que ya fue calificada desde España, su Gobierno, el Ministerio de Fomento y Puertos del Estado como completamente desestabilizadora del modelo estatal de Puertos del Estado, hoy vigente, en el que se consigna que las tasas portuarias son precios públicos y, por tanto, sometidos a una reglamentación nacional que se publica en el BOE.

De hecho, los juristas del Ministerio de Fomento y Puertos del Estado reconocen que la adopción de un reglamento que tiene automática vigencia en los Estados Miembros, no como una directiva que necesita de dos años, al menos, para trasponerse, significaría la modificación inmediata de la reglamentación española y una nueva Ley de Puertos.

El caso es que en Estrasburgo se dio lectura a principios de febrero del primer borrador y se votaron las enmiendas y los conjuntos de enmiendas de consenso, lo que se llaman Acuerdos, y ahora se iba poner a votación ante el Parlamento el texto producto de esas enmiendas y consensos.

El caso es que el gobierno español, a través del eurodiputado del PP, Luis de Grandes y de la eurodiputada del PSOE, Inés Ayala, defendieron que los puertos podrían estar sometidos a la reglamentación nacional si ella así lo definía, preservando el modelo actual. Sin embargo sus enmiendas no fueron contempladas entre las aprobadas en las votaciones de febrero. Además, no solo son los puertos españoles, sino puertos de otros países los que introdujeron a través de sus eurodiputados enmiendas en el sentido de regular esta libertad tarifaria, lo cual complicaría el objetivo defendido por el puerto de Barcelona y por el presidente de la ESPO, Santiago García Milán, de una incondicional libertad de política comercial por parte de los puertos.

El asunto está tan al rojo vivo que el puerto de Barcelona y su presidente han decidido dar un paso al frente para convencer al resto de Autoridades Portuarias de la necesidad de presentar un frente común contrario a la tesis del Puertos del Estado.


El caso es que esta acción ya tuvo su primer tiempo en la reunión de presidentes con motivo del Fondo de Compensación Interportuario, donde el representante de Barcelona trató de introducirlo en la discusión.


La situación ha dado un paso más.

Fuentes del Puertos del Estado sostienen que ni un solo puerto se ha adherido a la postura de Cambra.

Ahora se ha sabido que Sixte Cambra con motivo del Fondo de de Accesibilidad Ferro-Portuaria también habló con los presidentes de los puertos y que les envió un documento para que se adheriesen a la postura contraria a dicho fondo, que terminó aprobándose.



"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu