miércoles, 30 de marzo de 2016

Gobiernos y acreedores aseguran la supervivencia de las navieras

La renegociación de deuda y el apoyo gubernamental, llegado el caso, hacen difícil que una naviera llegue a declararse en quiebra. 
El gobierno coreano proyecta ayudas para Hyundai Merchant Marine.
El transporte marítimo de contenedores experimenta actualmente su peor momento de los últimos años, al menos en lo que a los fletes se refiere, tras haber descendido un 60% el precio de enviar un contenedor en el último año por las principales rutas marítimas.
El ‘World Container Index‘, índice que recoge los fletes de las 11 rutas principales entre Asia, Europa y Estados Unidos, ha marcado un mínimo histórico en la jornada del 24 de marzo, descendiendo hasta los 333 dólares/TEU. Este precio es un 60% inferior al flete medio del último lustro.
Y, sin embargo, en este contexto difícil para los operadores marítimos, desde la consultora Drewry consideran poco probable que una naviera llegue a declararse en quiebra.
A la mejor situación financiera de las navieras con respecto a crisis anteriores, que ya había sido analizada por la consultora anteriormente, se suma el respaldo que acreedores y gobiernos dan a los operadores que atraviesan momentos difíciles.
Según los expertos, los “rumores” de que algunos operadores estarían aceptando fletes “a cero dólares” mostraría tanto “una falta de autoestima” de los mismos como su “arrogancia” al saber que “serán rescatados si pasa lo peor”. Ante esta situación, la solución es mantener una “disciplina de precios” mientras deben seguir intentando equilibrar oferta y demanda.
Renegociando deuda y contratos
En el año 2009, cuando la situación era aún más precaria de lo que es ahora, las navieras encontraron maneras de sobrevivir, instando a los accionistas, los gobiernos y los nuevos inversores para el apoyo financiero. De hecho, el flujo de caja de los operadores en 2010 fue el más alto de los últimos años, y desde entonces viene manteniéndose relativamente fuerte.
La hipótesis de la consultora también se fundamenta en que, durante los últimos meses, las navieras han venido renegociando sus contratos con propietarios de los buques que tienen alquilados, con los bancos acreedores y con los astilleros, aunque también venden activos no estratégicos, principalmente buques y terminales, para mantener en positivo su cifra de negocios.
La situación de HMM 
En lo que respecta al apoyo de los gobiernos, los expertos citan la situación de la surcoreana Hyundai Merchant Marine. Días después de que el programa de refinanciación de deuda que propuso el pasado 17 de marzo no convenciese a los accionistas, el gobierno de Corea del Sur mostró en una entrevista a la prensa nacional su disposición a ayudar a la naviera. 
La administración surcoreana creó en febrero un fondo de 1.200 millones de dólares para apoyar a las empresas marítimas nacionales y, pese a que HMM no alcanza la deuda mínima establecida para optar al fondo, desde el gobierno coreano han señalado “que no se obsesionarían con los requisitos” si la ayuda a una naviera implica una clara posibilidad de mejora para la misma.
Además, el Banco de Desarrollo de Corea ha pactado con la naviera prorrogar su deuda y sus intereses durante los próximos tres meses.
Así, aunque los armadores no quieren que los acreedores se conviertan en copropietarios de sus navieras, probablemente, es este riesgo compartido entre las compañías y los acreedores, junto a la voluntad de los gobiernos de ofrecer mayor seguridad, lo que explica por qué las quiebras de los operadores son tan poco habituales.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu