viernes, 5 de febrero de 2016

El TiSA desenmascara a PP, PSOE y Ciudadanos

Todos los eurodiputados socialistas votaron el miércoles junto a los del PP y Ciudadanos a favor del informe del Parlamento Europeo que da vía libre a la Comisión Europea para seguir negociando ‘el TTIP de los servicios’

El diario 04/02/2016

Manifestantes contra el TTIP y el TiSA en Berlín. Foto: cc Cornelia Reetz vía Flickr
Manifestantes contra el TTIP y el TiSA en Berlín. Foto: cc Cornelia Reetz vía Flickr
Desde las elecciones generales del 20-D no hemos dejado de escuchar cada día las recetas mágicas de PP, PSOE y Ciudadanos para mejorar la vida del pueblo. Los socialistas, en concreto, dicen que representan "el cambio". Sin embargo, la clave, como pudimos comprobar desde la reforma laboral de Zapatero o la modificación del artículo 135 de la Constitución, está en Bruselas. 
El miércoles, todos los eurodiputados socialistas votaron junto a los del PP y Ciudadanos a favor del informe del Parlamento Europeo que da vía libre a la Comisión Europea para seguir negociando ‘el TTIP de los servicios’, como se ha bautizado en eldiario.es al TiSA. Y no podemos dejar de preguntarnos cómo el PSOE puede aspirar a liderar un Gobierno del cambio si sigue formando parte de la Gran Coalición en Europa.
El TiSA es el Acuerdo sobre el Comercio de Servicios que están negociando en secreto medio centenar de países del mundo con realidades económicas y laborales muy diversas, como Noruega, Pakistán, México o los paraísos fiscales de Panamá y Suiza. 
Es un acuerdo en el que la UE está representada por la Comisión Europea y que pretende fijar una serie de normas que regulen los servicios a escala global. Estas normas impedirían, por ejemplo, que los diferentes Estados miembros puedan legislar en favor de la voluntad popular blindando las privatizaciones, las liberalizaciones y la presencia de las grandes corporaciones multinacionales en sectores que van desde las telecomunicaciones, al transporte, pasando por la banca y la sanidad.
Esto es, básicamente, lo que han legitimado con su voto esos tres partidos. Y yendo a lo concreto, por ejemplo, podemos hablar del servicio de Correos. La Izquierda Unitaria Europea presentó una enmienda al texto, elaborado por la conservadora Viviane Reding, para tratar de impedir que se permita su privatización en toda Europa. Pero ninguno de esos tres partidos la apoyó. Y no lo hicieron porque, en el fondo, los tres están de acuerdo con la esencia privatizadora del TiSA. 
Con sus votaciones, rechazaron también que todas las disposiciones del TiSA cumplan con la Carta Europea de los Derechos Fundamentales, dijeron no a la protección del empleo y la igualdad de género como criterios a tener en cuenta en la negociación, o a que las autoridades locales puedan priorizar las adjudicaciones a los proveedores de servicios locales y que tengan derecho a remunicipalizar los servicios.
En lo que se refiere al empleo, el TiSA aboga por que las empresas puedan desplazar a sus trabajadores de un país a otro a su total elección aplicándoles la legislación que más les convenga, en lo que parece un intento por reactivar la famosa Directiva Bolkenstein, pero a nivel global. 
PP, PSOE y Ciudadanos han dado el visto bueno a este informe Reding que, como el TTIP, también contempla los tribunales de arbitraje, dejando claro que todos ellos están de acuerdo en que las multinacionales demanden a los Estados si sus legislaciones no les son favorables, y que puedan llevarlos ante tribunales supranacionales, dejando a los gobiernos vendidos ante las grandes corporaciones.
Pero ni siquiera esto es lo peor. PP, PSOE y Ciudadanos también votaron en contra de nuestra propuesta para que el TiSA sea considerado un Tratado mixto. Esto significa que, dadas todas las implicaciones del acuerdo y sus consecuencias tanto para la UE en su conjunto como para los Estados de forma individual, deba ser sometido a una votación en los parlamentos estatales. Dijeron no, por lo tanto, a que nuestros representantes en el Congreso de los Diputados debatan y decidan si el TiSA es un acuerdo adecuado para el pueblo. 
Puede que sea porque el Parlamento Europeo está a miles de kilómetros de España y no tienen que molestarse en disimular, pero la misma Gran Coalición que niegan a diario en Madrid la practican aquí en cada pleno. La defensa de políticas sociales, bandera que agitaban con fuerza algunos durante la campaña electoral, se les olvida en Estrasburgo cada vez que aprietan el botón de las votaciones.
Así que, mientras nos organizábamos en la calle y en los ayuntamientos, mientras dábamos a conocer las consecuencias devastadoras del TTIP para las clases populares y conseguíamos que las negociaciones, en cierto modo, se hayan estancado, nos ponen encima de la mesa el TiSA, dejando claro que su voracidad no tiene límites. 
Y seguiremos alerta, porque el TiSA forma parte de un conjunto de tratados que nos afectan directamente y que, de ser aprobados, cambiarán nuestras vidas para siempre. Al TiSA le acompañan el TTIP, el TPP (Tratado de Asociación Transpacífico) y el CETA (Acuerdo Integral entre la UE y Canadá). Son acuerdos comerciales con distintos nombres pero con el mismo objetivo: imponernos la dictadura de las multinacionales, que sean ellas las que dicten las leyes y tengan toda una serie de herramientas jurídicas a su servicio. Que todo quede atado por arriba para que no haya margen para que los gobiernos legislen y los pueblos puedan decidir. 
Aumentarán la explotación de los trabajadores y trabajadoras, privatizarán servicios públicos y seguirán esquilmando los recursos naturales para engordar sus beneficios a costa de las vidas de millones de personas y la supervivencia de nuestro planeta.
El capital no tiene fronteras, y los poderosos están muy bien organizados. Estos tratados de libre comercio son prueba de ello. Por eso, nosotras y nosotros hemos de recuperar el internacionalismo, los lazos de los trabajadores y trabajadoras por encima de fronteras. Esto es lo único que puede pararles. Ahí es donde reside nuestra fuerza.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu