viernes, 29 de enero de 2016

Sobre la liberalización de los servicios portuarios

CGT valora de forma "positiva" la decisión adoptada por el Comité de Transporte del Parlamento Europeo de no liberalizar los servicios portuarios en el Reglamento de Transportes.

Diario del Puerto 29/01/2016

Lo que tienen que entender los navieros es que ellos no son los dueños de los puertos. Ellos, con los buques que explotan económicamente, sólo ejercen la actividad de la navegación.

Ante esta situación, entendemos que todo el "bombo y platillo" que se ha dado a la imperiosa reforma de estiba española a consecuencia de la famosa sentencia europea tiene que empezar a desinflarse y a reorientarse.

La remisión que se hace en el propio Reglamento a las legislaciones nacionales, regionales o locales para regular estos servicios portuarios debe implicar que, la legislación española debe ser tan buena como la de los países del norte de Europa, que con la presión que han ejercido han conseguido dejar el citado Reglamento en "agua de borrajas".

No como la "colaboración" que, desde el Estado español se ha hecho para tratar de conseguir justamente lo contrario a través de la actitud manifestada en todo el procedimiento contra España, desde las primeras consultas que hizo la Comisión, pasando por la timidísima contestación que se hizo frente al Dictamen y, sobre todo, la "no defensa" de nuestro modelo de estiba, con argumentos reales y de peso, en el posterior Juicio que, para más "inri" fue sin vista oral, terminando el asunto con la Sentencia de Condena que todos conocemos.

Esta nueva actitud del Comité de Transporte, en detrimento de las maniobras de La Comisión, que inició el procedimiento contra España, debería significar que nuestra actual Ley de Puertos, pactada en su día por el Partido Popular y el Partido Socialista, debe ser respetada, así como también el IV Acuerdo Sectorial, además del Convenio 137 de la O.I.T. sobre los trabajos portuarios que, básicamente, vienen a constituir la legislación española aplicable al servicio portuario de manipulación de mercancías que aquí llamamos ESTIBA.

No estaría de más que, el Sr. Llorca, desde el Organismo Público Puertos del Estado, hiciera una valoración sobre el alcance de esta decisión y su repercusión sobre la Sentencia europea contra la estiba española.

Si no procede la liberalización, si se debe respetar la legislación nacional y además, se debe garantizar la formación de los trabajadores portuarios, ¿qué pasa con la forzada interpretación del principio de libertad de establecimiento que supuso la condena del Reino de España?

¿Habrá "Fumata Blanca"?

Sr. Llorca, manifiéstese por favor.


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu