jueves, 7 de enero de 2016

España, Italia y Bélgica reivindican el papel de las estrategias portuarias nacionales en las tasas


El próximo 25 de enero el Comité de Transporte del Parlamento Europeo (PE) votará las enmiendas al reglamento sobre transparencia financiera en los puertos. En el marco de este proceso, España, Italia y Bélgica son los tres países que lideran la oposición a uno de los aspectos más polémicos del reglamento, la plena autonomía que se otorgaría a cada puerto para la fijación de sus propias tasas por utilización de la infraestructura portuaria.

Diario del Puerto 07/01/2016

A través de las enmiendas, los eurodiputados españoles, italianos y belgas de los principales grupos parlamentarios, entre ellos la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas y el Partido Popular Europeo, han mostrado su disconformidad con la total autonomía de los puertos en la fijación de tasas y han reivindicado el papel de las estrategias portuarias nacionales en el establecimiento de los cánones por utilización de las infraestructuras portuarias.

El argumento oficial es la conceptuación de estos cánones en determinados países como impuestos (tasas). No obstante, como reflejan las propias enmiendas, lo que se defiende es el papel de los Estados a la hora de participar en la toma de decisión sobre las tasas y su estructura.

Organismo Gestor
Sin ir más lejos, mientras que el reglamento plantea en el artículo 14.1 que será el organismo gestor del puerto quien aplicará el canon de infraestructura portuaria, eurodiputados como el popular Luis de Grandes, defienden suprimir este postulado y que sean los Estados miembros quienes garantizarán que se aplique el canon.

En este sentido, la oposición a la redacción del reglamento se concentra en el artículo 14.3, que recoge que “a fin de contribuir a un sistema de eficiente de tarificación de los cánones de infraestructura, el organismo gestor del puerto definirá de forma autónoma la estructura y el nivel de los cánones de la infraestructura portuaria con arreglo a su propia estrategia comercial y plan de inversión que reflejen las condiciones competitivas del mercado pertinente y de conformidad con las normas sobre ayudas estatales”.

La diputados españoles, italianos y belgas (De Grandes, Salini, Pogliese, De Monte, Sassoli, Belet, Stevens, Van Brempt, D’Allones)  buscan una posición de consenso al defender  como texto alternativo que los cánones de infraestructura portuaria  “deberán definirse de acuerdo con las políticas nacionales en materia de puertos y/o con la estrategia comercial y el plan de inversión de cada puerto”.

En esta misma línea, las diputadas italianas D’Amato y Aiuto del Grupo Europa de la Libertad y de la Democracia Directa hablan en su enmienda de fijar los cánones “con arreglo a las estrategias comerciales y los planes de inversión de los puertos individuales o a las estrategias portuarias nacionales”.

Con todo, la posición más frontal y a su vez ecléctica es la de la enmienda de la eurodiputada socialista Inés Ayala, quien va más allá al no hacer referencia alguna ni a puertos ni a políticas nacionales y proponer que sea “la autoridad competente” la que defina la estructura y el nivel de los cánones de la infraestructura.

Inquietud
Este asunto genera en estos momentos una profunda inquietud en las autoridades españolas ya que, si no prosperan las enmiendas, el sistema portuario español se verá abocado a una reforma legislativa. Fuentes próximas al proceso han mostrado en las últimas semanas su convencimiento de que dadas las dificultades por las que viene atravesando el reglamento no logrará ser aprobado.



"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu