jueves, 7 de enero de 2016

Los chinos asoman al Puerto de Valencia.

La oportuna filtración a un diario digital nacional de que COSCO o China Merchants están interesados en la ampliación del puerto, corrobora lo publicado aquí cuando se vendió TCB a Maersk. En esencia, que los daneses de Maersk compraron TCV entre otras cosas para impedir el movimiento de los chinos entrando en el Puerto de Valencia y por tanto teniendo un derecho preferencial a la ampliación del puerto.



Puertos y Navieras 07/01/2016

Como ya adelantó este medio y desconoce el digital mencionado, la estrategia de China respecto a los puertos es paralela a la de la lucha por sus navieras para alcanzar una dimensión respecto a las occidentales.

Si hace 25 años los puertos más importantes del mundo eran los occidentales, primero los norteamericanos y después los superaron los europeos, después todos estos, tanto estadounidenses como europeos, fueron superados por los chinos, y ahora no solo por los chinos sino por los puertos asiáticos.

De hecho el primer puerto no asiático entre los treinta más grandes del mundo es el Puerto de Rotterdam, en octava posición detrás de los puertos chinos, coreanos y otros asiáticos. El puerto de Valencia es el numero veintiocho en esa lista. Pero lo que es más importante es que el tráfico interasiático ya es mucho más importante que los tráficos Estados Unidos-Europa, Europa-Asia y Asia-Estados Unidos.

Además los chinos se hicieron con la terminal de contenedores del Pireo hace años con la primera remesa de privatización griega y ahora optan a todo el Puerto del Pireo en la segunda privatización a la que se ha visto forzada el gobierno de Tsipras. Pero si esto no fuese poco acaban de expresar su interés por Chipre, una gran isla dividida por el conflicto entre griegos y turcos frente a la salida del canal de Súez de Porsay que podría dejar para los chinos como los puertos del sur de Italia o del sur de España. 

Pero está claro que los chinos no se van a conformar con eso y que la filtración ya en su día de que los chinos estaban interesados por TCV durante las conversaciones de TCB con APM Terminals no son nada más de que el reflejo de que el Puerto de Valencia, con su ampliación prácticamente terminada, es un suculento regalo para los operadores de terminales, y más si poseen como los chinos unas navieras como la unión de COSCO y China Shipping que serán las cuartas del mundo para el tráfico de contenedores.

La ampliación del Puerto de Valencia que no es tal, ya que los diques de abrigo están terminados y el relleno es la parte de la obra más barata y sencilla ofrece una tremenda oportunidad para cualquier operador.

La oportuna filtración está más dirigida a los actuales operadores del puerto, que el puerto quiere se sacudan la inercia y el status quo en el que estaban acomodados por las anterior dirección del puerto, y opten a estas ampliaciones o se queden atrás.

De hecho, tanto para MSC como ahora para Maersk que operan bajo la misma alianza, la P2, y que ahora tienen dos muelles en el puerto de Valencia el espacio no es suficiente. O por lo menos no lo es para su trabajo, otra cosa es que lo sea si se cuenta con la terminal de Marítima Valenciana de Noatum. Pero ahí hay otra guerra abierta y será la de presionar a Noatum para que también opte, a parte de la ampliación o se quede de sirviendo a los navieros de otras alianzas como la de CMA-CGA. 


"La emancipación de los trabajadores será obra de los trabajadores mismos o no será"

 
RSS FeedSubscriu